In Infodio

Londres – El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación publicó informes hoy, bajo el lema «Secreto a la venta: dentro del laberinto mundial del dinero extraterritorial». Debo decir que agradezco tales esfuerzos para exponer la industria multimillonaria detrás del movimiento ilegal de fondos públicos robados. Es una industria que no tiene límites territoriales, ni impedimentos jurisdiccionales de ningún tipo. A pesar de la legislación contra el lavado de dinero (AML) prevaleciente en la mayor parte del mundo desarrollado, el hecho es que los «bancos más reputados» del mundo han estado, y están, metidos hasta los oídos en el lavado de dinero y ansiosos por seguir eludiendo las leyes para participar en el próspero negocio.

Pero cuando se trata de Venezuela, hay muy pocas investigaciones realizadas por periodistas de investigación no venezolanos. Puede deberse a que el país es irrelevante, en el gran esquema de las cosas, pero después de más de un billón de dólares en ingresos en la última década, lo que ha permitido estafas multimillonarias, ¿cómo es que nadie, aparte de un puñado de voces solitarias- parece interesado en trazar un mapa de la enorme red de corrupción que está ocurriendo?

Para ayudar a futuras investigaciones, estoy publicando aquí algunos nombres e imágenes que, estoy seguro, surgirán en las investigaciones extraterritoriales en caso de que las organizaciones con buenos recursos decidan centrar su atención en ese rincón del mundo.

ACTUALIZACIÓN: después de publicar esto, el ICIJ publicó un artículo sobre el esquema ponzi establecido por Francisco Illarramendi en los EE. UU. Nada nuevo realmente, ya que la información sobre ese caso ha sido de dominio público durante mucho tiempo. De hecho, sería interesante cuestionar el evidente conflicto de intereses de FTI Consulting (ventanilla única para todos los temas de gestión de la reputación de Boligarchs) con el síndico. Lo interesante es que el ICIJ menciona un gran nombre en el artículo: Oswaldo Cisneros. El otro Cisneros, Gustavo Cisneros, es dueño de un pozo negro. Será interesante ver si el ICIJ tiene lo necesario para entrar en esas madrigueras de conejo…

Recommended Posts