In Infodio

Comunicado de prensa oficial de BANESCO, refutando afirmaciones sobre un supuesto soborno de $50 millones pagado por Derwick Associates al presidente del Congreso de Venezuela, Diosdado Cabello, a través de BANESCO Panamá.

Traducción del párrafo anterior:

En los 15 países donde opera GRUPO FINANCIERO INTERNACIONAL BANESCO, que incluye a los EE.UU., cumple con los más altos estándares de prevención y control de lavado de dinero. Esta postura, basada en nuestro Código de Práctica, es verificada de manera recurrente, tanto por mecanismos internos como por las autoridades competentes en cada uno de los países en los que operamos.

Qué hacer, entonces, con el escrito anterior, por parte del Departamento de Estado de Puerto Rico, y específicamente de “A la fecha 14-feb-2014, la entidad BANESCO FINANCIAL SERVICES, INC. no ha cumplido con sus
obligaciones por los años siguientes: 2008, 2009, 2010, 2011, 2012.”?

Lo anterior prepara bastante bien el escenario para este «¿Quién es Juan Carlos Escotet?» artículo. Resume la credibilidad del hombre. En otros lugares, la palabra de Escotet es igual de falsa. En una entrevista concedida a medios de República Dominicana, el banquero asegura haber iniciado su carrera bancaria en el Banco Unión:

“Creo en la vocación. Siempre estuve claro en lo que queria. Hice mis estudios nocturnos en Venezuela, mientras trabajaron en el Banco Unión, el cual terminó siendo la fusión más importante que se hizo con Banesco (un grupo bancario de mucha tradición en Venezuela, el primer emisor de tarjetas de crédito en América Latina, junto a Bank of America, propiedad de un grupo de familias comerciantes muy tradicional, de la mano de un capitán de empresas a quien admiré mucho, don Salvador Salvatierra padre…)… y ese fue mi primer trabajo”.

Escotet sí admite que su primer trabajo fue de «chico de oficina» en un banco. Donde se aparta de la realidad, y este es un tema recurrente que se mantiene en su perfil público, es que su primer trabajo fue en el Banco Unión. Escotet comenzó de hecho en un banco diferente, muy conocido por las autoridades venezolanas y estadounidenses: el grupo financiero Progreso de Orlando Castro. Los observadores de Venezuela desde hace mucho tiempo recordarán que el fiscal de distrito de Nueva York, Robert Morgenthau, procesó con éxito a Orlando Castro, quien terminó acusado y cumplió cinco años de prisión, entre otras cosas, por lavado de dinero en Puerto Rico. Castro tomó dinero de los ahorradores para hacer frente a sus propias obligaciones, una práctica generalizada en Venezuela a fines de los años 80 y 90. Comprensiblemente, lo último que quiere Escotet, ahora que pretende ser este respetado banquero con operaciones en 15 países, es que las personas/autoridades cuestionen su riqueza y sus credenciales sobre la base de sus orígenes. Escotet comparte algunas cosas con Castro, quizás la más importante es su mentor común: Roberto Salas Capriles, beneficiario de grandes contratos de construcción durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez.

Resulta que Salas Capriles fue el hombre que envió $300 a Castro en algún momento de 1961, para que pudiera comprar un boleto a Venezuela después de haber huido de su Cuba natal. Una vez en Venezuela, Salas Capriles nombró a Castro como gerente de ventas de FINACO, empresa de su propiedad. Avance rápido unos años, y el mismo Salas Capriles se fija en Escotet -ahora empleado de Castro- y le sugiere a su protegido -ahora dueño de un banco- que acelere al oficinista a puestos más importantes. Así Escotet fue catapultado a un trabajo de corredor de bolsa, donde comenzó su carrera dorada. Es relevante señalar que la carrera de Escotet sigue el modelo de la de Castro, quien empezó muy bajo, sin estudios, se ganó la confianza de Salas Capriles, quien le prestó mucha ayuda y lo acompañó en la adquisición del Banco Zulia -luego rebautizado como Banco Progreso- y luego ayudó Castro creó la Sociedad Financiera Latinoamericana en 1983.

Como corredor de bolsa, Escotet hizo algunos buenos negocios. Algunos dicen que estuvo al frente mientras trabajaba para Castro. Otros dicen que Escotet convenció a Castro de lanzar una adquisición hostil del Banco de Venezuela, lo que, en última instancia, lo dejó con un montón de dinero en efectivo, pero la medida sería la perdición de Castro. La verdad de esos años yace en una zona gris, carente de detalles precisos, lo que sí es irrefutable es que Escotet salió de su breve paso por Castro con dinero suficiente para comprar su propio banco en 1992: Bancentro. Escotet compró Bancentro de Carlos y Victor Gill por menos de $ 5 millones según las fuentes, y lo renombró BANESCO (BANco ESCOtet). Esa ‘tendencia’ fue copiada luego por otros ‘banqueros’: David Osío y Eligio Cedeño.

Pero Escotet tenía el mismo defecto de su mentor cubano: no provenía de una familia adinerada. No tenía nombre para comerciar, ni reputación, por lo tanto, las autoridades financieras y los reguladores (simples instituciones de sellos de goma bajo el control absoluto de los mismos bancos/banqueros destinados a monitorear/regular/supervisar) no estaban interesados ​​​​en otorgar las licencias requeridas. Tal como lo había hecho Castro con Salas Capriles, Escotet lo haría con un trío de jóvenes turcos extremadamente ambiciosos de familias reputadas que le darían la «credibilidad» que tanto necesitaba a su operación. Escotet se asoció con Miguel Ángel Capriles López (hijo del empresario de Cadena Capriles), Carlos Acosta López (protegido del dueño de Grupo Confinanzas, David Brillembourg), y Carlos Granier Haydon (hermano de Marcel Granier de RCTV). Con esos nombres y reguladores a bordo, Escotet se estableció rápidamente en el mundo financiero de Venezuela.

Cuando llegó la crisis bancaria a mediados de los 90, arrasó con la mayor parte del sistema. Las pérdidas para las familias bancarias tradicionales, involucradas en préstamos irresponsables y todo tipo de prácticas insalubres, fueron sustanciales. Un grito similar al ocurrido con Lehman Brothers se produjo en Venezuela, y las autoridades implementaron una serie de medidas para tratar de rescatar lo que se pudiera rescatar. Una de las medidas proporcionó incentivos fiscales a los bancos sobrevivientes dispuestos a fusionarse con otras instituciones financieras no tan sólidas. Escotet lo aprovechó al máximo. Se embarcó en una juerga de adquisición de ahorros y préstamos. Los ahorros y los préstamos eran propiedad de los ahorradores, que cedía el control de las decisiones comerciales a una junta designada. Fuentes consultadas dicen que la estrategia de Escotet fue sobornar a los miembros de esos directorios (ya existentes cuando se implementaron las medidas), quienes a su vez designarían a otros alineados con BANESCO o, en última instancia, aceptarían fusionarse con BANESCO. Luego de una serie de nombramientos/decisiones, Escotet obtuvo el control de El Porvenir, Bancarios, La Industrial, Maracay Caja Popular y La Primera EAP. A finales de los 90 los había fusionado a todos en Caja Familia.

El golpe maestro llegaría en 2000. El Banco Unión, tradicionalmente uno de los más grandes, arrastraba una asfixiante deuda de 150 millones de dólares con el Citibank que su presidente, Ignacio Salvatierra, tenía desde 1997. Así que Escotet, con su nueva Caja Familia, tocó a la puerta. Una especie de venganza: el forastero lanzando un salvavidas a uno de los Midases de Caracas. Salvatierra lo recibió en la barbilla. Las fuentes dicen que Escotet le ofreció a Salvatierra, cuyo banco tenía en ese momento un valor estimado de $ 400 millones, una salida a cambio del 50% de Union, un trato que incluía todo tipo de activos sobrevaluados que Escotet había adquirido a través de sus propias fusiones con cajas de ahorro y préstamos Salvatierra, a su vez, salió de la deuda de Citibank y se quedó con LagunaMar, un enorme desarrollo en la isla de Margarita en el que se habían invertido millones de dólares.

Cuando Hugo Chávez llegó a la presidencia de Venezuela, Escotet era un fijo en el ámbito financiero del país. A través de contactos y alianzas cultivadas desde sus días en Bancentro, se garantizó el cumplimiento de los reguladores. Nadie estaba a punto de comenzar a cuestionar sus números, si los activos tenían un precio justo, las inversiones, las garantías de los préstamos, la capacidad de pago, los balances, etc., por una razón mejor ejemplificada por la frase ya infame del Primer Ministro de Gran Bretaña: » Estamos todos juntos en esto.»

Con Chávez llegó la oportunidad. En 2003, el régimen chavista impuso controles cambiarios. Eso, combinado con el inicio de ingresos extraordinarios debido al aumento de los precios del petróleo y las políticas económicas del chavismo, presentó enormes oportunidades de arbitraje. Entonces, Escotet, desde su posición de mando, comenzó a comprar bonos emitidos por el gobierno, al tipo de cambio oficial pagado en las cuentas correspondientes de BANESCO en otros bancos en el extranjero, y vendiéndolos a tasas del mercado negro. No todos se venderían, una parte de los bonos se mantendría en casa. Comprado con dinero de los ahorristas en bolívares, con intereses en USD (entre 7% y 15%), con el beneficio adicional -para BANESCO- de una inflación cada vez mayor que erosiona el valor de los bolívares, representó una oportunidad que no debe perderse. Es justo decir que todos los bancos estaban juntos en eso, y los que no lo estaban estaban tratando desesperadamente de participar. Se «hicieron» miles de millones. Las costumbres locales, como la creación de cientos de empresas falsas a las que se otorgaban préstamos para hacer balances similares a los de Enron, se estaban fortaleciendo. Una piñata enorme que duró algunos años, totalmente desregulada. Los banqueros se han vuelto locos.

Habiendo hecho una pila, el siguiente paso en el proceso es la Adelgazamiento. Las reputaciones internacionales deben construirse, sobre la base de la forma dudosa en que se «creó» la riqueza. Escotet argumenta que opera en 15 países, incluido EE.UU. Como se vio anteriormente, Puerto Rico, jurisdicción efectiva de los EE. UU., tiene una visión diferente del supuesto «cumplimiento» de Escotet con todos los controles y estándares relevantes. Florida también. El Miami Herald informa:

Banesco USA dijo el viernes que acordó una orden de consentimiento con la Corporación Federal de Seguros de Depósitos, que se ocupa de las deficiencias administrativas, de control y de personal en su programa de la Ley de Secreto Bancario. El banco dijo que ya ha abordado muchos de los problemas para cumplir con los requisitos de la orden.

Banesco USA creció rápidamente en los últimos dos años, incluida la compra de Security Bank a la FDIC. Pero el banco dijo que sus políticas y procedimientos sobre la Ley de Secreto Bancario y Contra el Lavado de Dinero no se mantuvieron al ritmo del volumen de trabajo generado por el rápido crecimiento. Banesco USA tenía $806 millones en activos al 30 de septiembre.

El banco dijo que firmó la orden de la FDIC sin admitir ni negar la culpa.

BANESCO está registrada en Bahamas (compañía no. 70128), Curaçao (compañía no. 50230), Panamá, España, Venezuela, EE. UU. (Puerto Rico, Florida y Delaware), Países Bajos, República Dominicana, Costa Rica (compañía no. 3- 101-114087), y Colombia. Son 10 países, tal vez me falta una entrada en alguna jurisdicción extraterritorial. Los datos registrales de BANESCO en Venezuela tienen FIDEICOMISO UBC (CITIBANK), BANESCO Holding, C.A., y FIDEICOMISO BANESCO HOLDING (CITIBANK) con una participación del 37,65%, 26,1% y 21,55% respectivamente. Eso es aproximadamente el 85% de las acciones. Queda por ver cuánto de eso, y de las subsidiarias / participaciones internacionales de BANESCO, posee Escotet, aunque algunos informes sitúan su participación en BANESCO Venezuela, la fuente de toda su riqueza, en 58,9%.

En cualquier caso, Escotet fue noticia recientemente con una oferta de 1.003 millones de euros por el banco Novagalicia en España. Algunos informes incluso afirman que el balance bancario de Escotet muestra más de $ 35 mil millones. Leíste bien: 35 mil millones de dólares. Nadie sabe cómo llegó Escotet a este número. Es probable que las cifras hayan sido auditadas al estilo venezolano. Sería realmente interesante ver una auditoría forense del balance de BANESCO, como la que hizo Alex Dalmady en el banco de Allen Stanford. En España, algunas personas ya han comenzado a cuestionar la veracidad de los números de Escotet. En Venezuela también. El argumento es bastante simple en realidad: ¿sobre qué tipo de cambio se calculó ese saldo, dados los controles de divisas de Venezuela? Escotet bien puede estar sentado sobre una enorme pila de bolívares, ¿espera en serio que los socios potenciales y los reguladores fuera de Venezuela crean que podrá convertir todo eso al tipo de cambio oficial, lo que podría (no pero podría) justificar supuestos $35 mil millones en los libros de BANESCO? Comentario agregado el 20 de abril de 2014: impugnado por informes de ganancias falsos, Rubén Santamarta de La Voz afirmó que «BANESCO utiliza una tasa de cambio de 6,30 Bs./US$ en sus comunicaciones a los medios», y agregó que dicha tasa fue «confirmada por dos analistas de la Bolsa de Valores de España». El último tipo de cambio real fue anunciado por el Banco Central de Venezuela en 49,31Bs./US$. Eso significa que la pretensión de Escotet de tener 35.000 millones de dólares en activos es una cifra bastante más realista de 4.800 millones de dólares cuando se convierte al tipo de cambio adecuado. Y eso sin echar un vistazo adecuado al balance de su banco. Fin del comentario.

Bruselas, es decir, la UE, aún tiene que aprobar el acuerdo. Las cosas no pintan de color de rosa para Escotet en España. Según los informes, está buscando 403 millones de euros para pagar la primera cuota de la adquisición de Novagalicia. Tal vez esté pensando que podrá hacer en España el mismo tipo de payasadas que hizo en su Venezuela natal (usar una pila de activos sobrevaluados y algunas baratijas como garantía en las adquisiciones). Además, ¿cómo puede un banco con un valor estimado de 2.000 millones de euros ganar una oferta para adquirir otro valor de alrededor de 60.000 millones de euros? ¿No es un poco extraño que un banco que afirma tener 35.000 millones de dólares en sus libros esté buscando financiación para completar una adquisición de 1.000 millones de euros?

De vuelta en Venezuela y en medio de todos estos miles de millones que bailan, Escotet desató algo de vapor recientemente contra lo que percibe como sus enemigos de antaño. En una serie de tuits publicados el 31 de marzo, atacó a Oscar García Mendoza (del Banco Venezolano de Crédito), acusándolo básicamente de ser el autor intelectual de la demanda que Thor Halvorssen interpuso contra Derwick Associates en Florida.

Escotet debe estar asustado, muy asustado. Las repercusiones de un posible involucramiento de su banco en Panamá, en corrupción y sobornos pagados por Derwick Associates al presidente del Congreso venezolano Diosdado Cabello, podrían ser claras. La Corporación Federal de Seguros de Depósitos explica:

11. Que Juan Carlos Escotet Rodríguez, Luis X. Lujan Puigbo y Jorge L. Caraballo Rodríguez, ciudadanos y residentes de Venezuela, consentirán y se someterán a la jurisdicción personal de cualquier tribunal federal de los Estados Unidos de jurisdicción competente y de cualquier autoridad bancaria federal (incluida la FDIC) para fines de cualquier investigación o posible investigación, citación, examen, acción o procedimiento por parte de cualquier autoridad bancaria federal (incluida la FDIC), el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos o el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, en relación con o de conformidad con la administración y aplicación de cualquier ley bancaria.

Como dije en otra parte, Escotet sólo puede concebir el mundo a través de sus anteojos color Venezuela. Puede pretender ser la flor y nata de la cosecha todo lo que quiera, pero una revisión superficial de su pasado accidentado y sus mentiras mostrará que el hombre es cualquier cosa menos un corredor serio, creíble y honesto. Con respecto a sus reclamos de cumplimiento tardío «con los más altos estándares de prevención y control contra el lavado de dinero» en todas las jurisdicciones donde operan sus bancos, ¿qué dicen los ejemplos de Puerto Rico y Florida sobre la honestidad de Escotet? Además, si ese es el caso en los EE. UU., ¿quién puede creer que sería diferente en otras jurisdicciones menos reguladas donde se concentra la mayoría de las operaciones de BANESCO? ¿Es Escotet capaz de producir permisos relevantes, acreditaciones/credenciales oficiales de las 15 jurisdicciones donde afirma que opera su banco, o es como David Osío?

Hay una tendencia entre los banqueros chavistas a estirar la verdad. David Osío, por ejemplo, afirmó, durante años, que su operación de tres hombres tenía más de un billón en activos administrados. Víctor Vargas dijo al Wall Street Journal que había sido rico toda su vida, cuando todos sabemos que se casó por dinero. Hay un extenso catálogo de ejemplos de fechorías de este lote: Luis Oberto, Moris Beracha, Miguel Ángel Capriles López… Están todos juntos en esto, intrigando a Venezuela. Otros boligarcas están blanqueando con éxito su dinero mal habido en España, entonces, ¿por qué iba a ser diferente para Escotet?

Se hicieron repetidas solicitudes para obtener comentarios de Escotet, por desgracia, en vano. No parece apreciar las preguntas incómodas, y no sorprende que tanto BANESCO como Escotet contraten personalmente los servicios de un criminal convicto para administrar su reputación en línea.

Escotet se mantuvo fiel a uno de sus mentores: Roberto Salas Capriles, cuyo hijo, Jorge Salas Taurel, es el hombre de BANESCO en Panamá. Su otro mentor, Orlando Castro, el que le proporcionó la plataforma que le permitió «lograrlo», murió esperando que Escotet cumpliera su palabra, ergo tomarlo bajo su propio riesgo…

Recommended Posts
Alejandro Betancourt López