In Infodio

Cada periodista / medio de comunicación es parcial a sus causas. Cuando se trata de corrupción, y específicamente de corrupción en países ricos en recursos, hay poco que no se sepa, que no forme parte de una narrativa en constante evolución particular del campo. Toda persona remotamente familiarizada con la corrupción a gran escala habrá oído (a estas alturas) sobre Rusia, Nigeria, la República Democrática del Congo, Odebrecht en Brasil, China, los Papeles de Panamá, FIFA, Suiza, Londres, Daniel Ortega, los Kirchner, HSBC ayudando activamente a los narcos mexicanos a lavar dinero. , David Cameron y Greensill, Rudy Giuliani, Donald Trump… Aunque el meollo del asunto se escape a la mayoría, los principales países y actores son conocidos. Sin embargo, cuando se trata de Venezuela, ha ocurrido muy poco. Los nombres familiares (para algunos de nosotros) no provocan tanto como una ceja levantada. Mencione a Rafael Ramírez a los «expertos en corrupción» y la mayoría respondería con «¿Rafael quién?»

El año pasado se publicaron algunos libros de lectura obligada. Bellingcat, Tom Burgis, Javier Blas y Jack Farchy, y -de lejos nuestro favorito- Catherine Belton han publicado sobre el tema. La característica común en los cuatro trabajos relacionados con la corrupción es la ausencia casi absoluta de menciones a Venezuela. Esto va más allá de lo mencionado e incluye el trabajo de ONG, como Global Witness, ICIJ, Transparency International, etc.

Nadie parece estar al tanto del hilo chavista, presente e inevitable en casi todos los grandes escándalos de corrupción de las últimas dos décadas. La razón es simple: podría decirse que ningún país del mundo ha visto el tipo de saqueo que el chavismo impuso y promovió como política de Estado en Venezuela. Tome China por ejemplo. Mucho se ha dicho, y se seguirá diciendo, sobre la forma en que el liderazgo chino ha acaparado los recursos del mundo. El imperialismo económico silencioso de China no solo ha establecido el control en gran parte de África rica en recursos, sino que también forma parte de una estrategia múltiple para asegurar el control de la infraestructura necesaria para garantizar que, sea cual sea el resultado, llegue a los puertos/aeropuertos chinos sin un falla.

China fue una de las primeras en adoptar la filosofía del mundo multipolar de Hugo Chávez. Miles de millones fueron transferidos a Venezuela. Se firmaron cientos de acuerdos bilaterales. Las empresas mixtas -manejadas por trabajadores chinos- fueron tantas, variadas y extendidas que la etnicidad de Venezuela va a cambiar. La corrupción ha sido la religión subyacente. A China le gusta que sus socios sean tan corruptos como ellos. En el caso de Venezuela, peor aún. Decenas de miles de millones a cambio de fácil acceso a reservas sin explotar garantizaron muchas oportunidades para los totalmente corruptos, en ambos lados. Aquí se ubicó Rafael. Como Ministro de Energía y Director General de PDVSA durante más de una década, manejó ingresos superiores a $ 1,3 billones. No es un error tipográfico, estamos hablando de un TRILLÓN.

Sin embargo, Rafael vive en Roma, en un piso que consiguió como soborno de Nervis Villalobos, uno de sus operadores favoritos. Este sitio ha comunicado a las autoridades italianas detalles precisos que muestran toda la cadena de evidencia de corrupción que vincula a los dos con esquemas de lavado de dinero multimillonarios. Si bien las autoridades a menudo son incapaces y no están dispuestas a actuar sobre dicha inteligencia, los medios de comunicación son generalmente más receptivos. Por desgracia, no en el caso de Rafael. Ningún medio italiano parece interesado en exponerlo. Lo mismo ocurre con sus homólogos estadounidenses, y ni siquiera mencionemos a las ONG que supuestamente buscan casos de este tipo.

PDVSA, desde cualquier punto de vista uno de los conglomerados energéticos más grandes del mundo, está muy ausente en casi todos los trabajos que se han publicado sobre la corrupción en la última década. El hecho de que esté cerca del colapso total y que su producción haya vuelto a niveles irreconocibles tampoco despierta ningún interés. Petrobras de la que hemos oído hablar. ¿Pemex? Mismo. Pero, ¿la históricamente más grande -por una milla del país- de todas las compañías petroleras latinoamericanas? Nah, Blas y Farchy no estaban interesados ​​cuando estaban investigando el comportamiento criminal característico de los comerciantes de productos básicos más poderosos descritos en su libro. Esto a pesar de que la mayoría de ellos han negociado miles de millones con PDVSA.

Tomemos otro nombre familiar: Dan Gertler. Tiene una mala reputación, por todas partes, por sus prácticas corruptas en los países africanos. Lo entiende porque es judío, por supuesto, y porque Israel, donde tiene su base, es el villano favorito de los despertados. Pero los acuerdos de Gertler son cosa de aficionados, en comparación con lo que ha hecho Francisco Morillo con PDVSA con la flor y nata de los comerciantes de materias primas con sede en Suiza. ¿Eso llama la atención? No. Nada que ver allí.

Tomemos otro más: Putin y su fuerza pretoriana del FSB. Han hecho una cantidad fenomenal de negocios en Venezuela, todos corruptos. Miles de millones de dólares. La interacción de la participación de FSB en acuerdos energéticos entre la compañía petrolera estatal de Venezuela y las grandes rusas como Rosneft y Gazprom interesa únicamente a este sitio. Nadie más lo encuentra digno de más investigaciones. Ídem presencia de mercenarios Wagner en Venezuela. Cualquier otro lugar es de interés, pero si es Venezuela, entonces Wagner se vuelve como los Cascos Blancos: allí solo para ayudar.

La falta de interés básico es asombrosa, y por mucho que intentemos encontrar una justificación plausible y razonable, no podemos. Los ataques a los medios son condenados casi universalmente. La fraternidad de periodistas siempre viene a socorrer a los hermanos, dondequiera que estén, lo que sea que estén informando. Cuando suceden cosas extraordinarias -como operaciones internacionales para silenciar y aterrorizar- a los que exponemos lo que nadie quiere exponer, no se encuentra simpatía.

Es afortunado y desafortunado al mismo tiempo que las investigaciones publicadas en este sitio a lo largo de los años sean devoradas por las agencias federales estadounidenses y las fuerzas del orden. Afortunados, porque son los únicos con el alcance y las bolas para perseguir a los criminales sin importar la jurisdicción. Lamentablemente, porque a pesar de las pilas de evidencia a su disposición, se llevan a cabo muy pocas acusaciones, a menudo el castigo no cumple con el crimen y la mayoría de los involucrados nunca son perseguidos. Aquí es donde entran en juego matones como Rudy Giuliani, o Fusion GPS: en Estados Unidos -como en todas partes- si el dinero es correcto y el acceso es bueno, todo se puede comprar, incluida la connivencia del Fiscal General. Y, lo que es más frustrante, cuando nuestras investigaciones generan arrestos, como en el caso de Alex Saab, la política y las repúblicas bananeras luchan contra la justicia en cada paso del camino.

A menudo reflexionamos sobre la falta de acción y compromiso de las fuerzas del orden público. Porque tratándose de Venezuela, no se trata de falta de pruebas, sino todo lo contrario. Pero cuando las investigaciones criminales pueden ser detenidas, o descartadas por completo, por el viejo cabildeo de los Giuliani, Adam Kaufmann y Abbe Lowell de este mundo, ¿qué esperanza hay para lugares como España, donde la AG resulta ser la novia de un hombre prohibido? y abogado caído en desgracia en la nómina del chavismo? Si eso no fuera suficientemente escandaloso, el vicepresidente de España, hasta hace muy poco, era otro empleado del chavismo. Un ex primer ministro de Francia también fue retenido por matones chavistas.

Mientras que las autoridades italianas procesan, incautan activos y ponen a la amante y los apoderados de Alex Saab a la fuga, sus homólogos suizos, solicitados por el Departamento de Justicia de EE. UU. para actuar contra los mismos criminales por los mismos delitos, tienen una política de no ver el mal. Miles de millones de dólares saqueados de Venezuela han sido lavados en Suiza por su establecimiento bancario. Podría decirse que hasta el último dólar originario de Venezuela que ha llegado a Suiza en los últimos 20 años probablemente sea producto de la corrupción, pero las autoridades y los organismos de control suizos aún no han emitido la primera acusación. El dinero negro simplemente se materializa en los bancos suizos, no se crea, gana, genera, extrae, roba en otros lugares, no. Simplemente llega allí, y cuando se hacen preguntas tipo Endri Gega, los «fiscales públicos» se apresuran a desestimar. Por desgracia, no es solo Suiza, podríamos argumentar lo mismo sobre el Reino Unido, donde los lavadores de dinero venezolanos compran protección y legitimidad al donar al partido conservador (los laboristas son igualmente corruptos).

Un silencio absoluto envuelve estas historias. Todos hemos oído hablar de 1MDB, sin embargo, las cifras mencionadas son una suma insignificante, al lado de lo que ha estado involucrado Derwick Associates. ¿Ha oído hablar de ellos? Lo más probable es que no. Solo hay un puñado de personas, en todo el mundo, investigando, documentando y denunciando la corrupción venezolana. Menos aún que hacerlo sistemáticamente, en inglés. Lo que ya se sabe nos lleva a la conclusión de que Venezuela es el escándalo de corrupción más grande del siglo XXI, pero lo que sabemos es solo una fracción, como los icebergs. Imagínese qué pasaría si las autoridades venezolanas aplicaran a PDVSA lo que Estados Unidos le hizo a ENRON, o si los medios de investigación del mundo abordaran el chavismo con el celo aplicado a Mossack Fonseca.

 

Recommended Posts
Alek Boyd