In Uncategorized

El venezolano Raúl Gorrín preservará —por ahora— parte de su fortuna acumulada en Florida que reclama Antonio Caballero, hijo del diplomático colombiano Carlos Caballero, quien fue asesinado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), quien como víctima de la guerrilla tendría acceso a los beneficios que resulten de la venta de bienes en Estados Unidos que tengan personas aliadas a estas células terroristas, de acuerdo con lo estipulado en la ley antiterrorista que existe en la nación norteamericana.

Gorrín salva sus bienes que fueron tasados en 6,2 millones de dólares para la subasta que ejecutarían alguaciles federales este 17 de enero. El evento tenía como fin hacer el pago de lo que se obtuvo en el juicio ganado por el hijo del exembajador de Colombia ante Naciones Unidas, quien durante su cautiverio de seis meses sufrió torturas en la selva y privación de alimentos en manos de los guerrilleros, reseñó Gabriela Moreno en PanAm Post.

El procedimiento quedó sin fecha porque “inexplicablemente” la orden judicial que confiscaría los bienes en nombre del demandante nunca se abrió después de los 30 días requeridos. Es por ello, que el abogado de Gorrín, Howard Srebnick, aprovechó el error para evitar el remate que incluye un condominio en Fisher Island cuyo valor real supera los 34 millones de dólares y uno en Porsche Design Tower, el conocido rascacielos residencial de lujo en Sunny Isles Beach, que se ubica en Florida, que se estima que esté en otros 14 millones de dólares, informó el periodista de la agencia Associated Press, Joshua Goodman en su cuenta de Twitter.

Estos son parte de los 17 inmuebles que le fueron incautados tan solo en Florida y que forman parte del total de 24 propiedades cuyo valor a asciende 77 millónes de dólares, de acuerdo con Tal Cual. El portal, a su vez, indica que el PH de dos pisos que Gorrín posee en Porsche Design Tower, es una residencia de 2888 metros cuadrados que ofrece una terraza con piscina privada, un elevador de automóviles que lleva a los vehículos hasta la residencia. Las paredes de vidrio y los techos de 9 metros en la sala de estar y cocina de diseño con una gran isla central, según las características esbozadas en Zillow.com, compañía de bases de datos inmobiliarias en línea.

Si bien Gorrín salva sus bienes, las probabilidades de perderlas de forma definitiva son altas, luego de que el juez federal Michael Moore dictaminara en abril pasado que el magnate es un «agente e instrumento» de las FARC.

El fallo se basó en el testimonio de un exfuncionario del Departamento del Tesoro, quien delató la participación de Gorrín en una red que se enriqueció capitalizando transacciones de divisas favorables a través de casas de bolsa, ocultando sus ganancias en cuentas bancarias e inversiones europeas y estadounidenses, para posteriormente ayudar al grupo guerrillero.

Sin embargo, ahora el juez Moore, en el documento del bloqueo de la venta, expuso que el abogado de Caballero «ocultó» información a Gorrín sobre el hecho de que cuando el defensor del venezolano preguntó, nunca le informaron sobre la orden que determinaba que el magante ligado al chavismo era un agente de las FARC, por lo que no podía impugnarla.

Es la segunda victoria legal del empresario, que pese a estar sancionado, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos le otorgó en julio pasado una licencia para que solventara la deuda de 650.000 dólares que mantenía con la junta de condominios del edificio ubicado en Manhattan y con la Alcaldía de Nueva York.

El empresario gana tiempo y oxígeno judicial pero será poco, considerando que a pesar de que pueda darse el hecho de que Caballero no logre demostrar que Gorrín es un «agente o instrumento» de las FARC, todas sus propiedades en Estados Unidos permanecerán congeladas, como lo están desde 2019 debido a las sanciones.

Siga leyendo en PanAm Post









Advertisement







Tomado de Venezolano Raúl Gorrín logra impedir temporalmente la subasta de nueve de sus propiedades en Estados Unidos

Recent Posts