SICAD II: crónica de una muerte anunciada (y el dolar @88)