In Infodio

The New York Times informó recientemente que una propuesta estadounidense de crear un comité en la Organización de los Estados Americanos (OEA) para monitorear la calidad de la democracia en América Latina enfrenta una fuerte resistencia de muchos países latinoamericanos. Según el Times, la propuesta de Estados Unidos enfrenta dificultades en parte porque se la considera «un esfuerzo por atacar a Venezuela». De hecho, la renuencia de la OEA a responsabilizar a los gobiernos vecinos cuando no gobiernan democráticamente es consistente con su historial de poner la otra mejilla cuando varios presidentes se han deslizado hacia el autoritarismo.

Hace varias semanas, los ciudadanos ecuatorianos se levantaron para derrocar a su presidente, Lucio Gutiérrez, luego de que este eliminara los controles sobre el poder presidencial al disolver la Corte Suprema y nombrar una Corte Canguro. El presidente Ricardo Lagos de Chile calificó la convulsión política de «grave». El embajador peruano ante la OEA, Alberto Borea, afirmó que apoyar la forma de cambio de gobierno de Ecuador enviaría una señal de que es normal destituir a los presidentes de esta manera. Lamentablemente, la OEA y los principales líderes latinoamericanos no hicieron nada para tratar de frenar las acciones autoritarias del presidente Gutiérrez antes de la reacción popular. La acomodación continua del autoritarismo en América Latina deja a la «calle» latinoamericana como la única esperanza para la democratización en Venezuela.

La frustrante experiencia venezolana con el poder popular

La historia muestra que hubo tres momentos posibles en los que el poder popular podría haber tenido éxito. El primero fue el 11 de abril de 2002 cuando un millón de venezolanos salieron a las calles para protestar contra el declive de Chávez hacia el autoritarismo. El levantamiento condujo a la destitución de Chávez después de que el ejército se negara a reprimir a los manifestantes pacíficos. En lugar de cometer crímenes de lesa humanidad, los militares pidieron su renuncia. Pero un movimiento que comenzó como una campaña de democratización de base fue secuestrado por un pequeño grupo que intentó reemplazar un régimen autoritario por otro. Los militares devolvieron a Chávez al poder en lugar de permitir que un pequeño grupo de dinosaurios políticos tomara el poder de lo que había sido un levantamiento de amplia base.

Las movilizaciones callejeras de finales de 2002 y principios de 2003 fue el segundo intento. Desafortunadamente, un segmento del movimiento usó a PDVSA como arma contra Chávez. Cuando los trabajadores de PDVSA cerraron la producción de petróleo, todos los venezolanos sufrieron, y los que tenían un colchón financiero pudieron resistir mejor el asalto. Como consecuencia, la oposición perdió simpatizantes potenciales. Pasaron muchos meses antes de que la oposición pudiera reconstruir.

La tercera oportunidad se presentó el 16 de agosto de 2004, al día siguiente del referéndum contra Chávez. Nunca se sabrá si hubo o no fraude electoral el 15 de agosto. Pero todos los observadores objetivos reconocen que el resultado del referéndum puede haber sido alterado por los escandalosos abusos de los derechos de los votantes cometidos por las autoridades electorales en las semanas y meses anteriores al 15 de agosto. El día después del referéndum, la sociedad tenía todo el derecho de salir a las calles para protesta contra los abusos electorales cometidos por las autoridades y tolerados por la OEA y el Centro Carter. ¿Por qué la OEA y el Centro Carter respaldaron el resultado? Es una pregunta difícil de responder, pero está claro que estas dos organizaciones tenían un conflicto de intereses y no deberían haber actuado como facilitadores de las negociaciones del referéndum y como observadores electorales. Después de trabajar tan duro para lograr que las dos partes del conflicto acordaran el referéndum, era demasiado difícil para estas organizaciones afirmar públicamente que el organismo electoral estaba profundamente sesgado a favor del gobierno, luego abandonar Venezuela y dejar el país. país en caos. Mientras que en Ucrania la comunidad internacional se negó a respaldar el resultado de las elecciones, en Venezuela la OEA y el Centro Carter eliminaron cualquier esperanza de montar un movimiento de poder popular creíble en nombre de la justicia electoral.

Otra oportunidad

El congresista Bill Delahunt, demócrata de Massachusetts y miembro del Comité de Relaciones Internacionales de la Cámara de Representantes, le dijo recientemente al New York Times que «uno no puede ignorar el hecho de que Hugo Chávez es un presidente elegido democráticamente». Delahunt no mencionó que, después de ser elegido, Chávez eliminó todos los controles y equilibrios sobre el poder presidencial al purgar todas las instituciones del sector público y llenarlas de leales. No mencionó que Chávez está trabajando rápidamente para armar un ejército paralelo personalizado que seguramente estará entrenado para seguir las órdenes de su presidente si les dice que abran fuego contra los manifestantes pacíficos. Chávez fue elegido democráticamente, pero después de su elección la democracia llegó a su fin en Venezuela.

En los últimos años los venezolanos han demostrado una capacidad increíble para movilizarse pacíficamente contra el autoritarismo. Sin esperanzas de unas elecciones justas en 2006, cualquier estrategia realista de la oposición incluirá casi con seguridad un movimiento masivo de poder popular. Si bien es probable que los ciudadanos venezolanos no obtengan mucho apoyo de la mayoría de los miembros de la OEA, está claro que Estados Unidos finalmente se ha enfrentado a los peligros del autoritarismo de Chávez. En su próxima batalla por la democracia, el movimiento del poder popular de Venezuela seguramente tendrá un aliado.

Seth Antiles trabajó durante 8 años como director de investigación de América Latina en Citigroup y actualmente es jefe de investigación en un fondo de inversión de mercados emergentes.

Recommended Posts
Eva GolingerÁlvaro Uribe