In Infodio

Rafael Ramírez no necesita presentación. Si bien la mayoría de la gente lo conoce como exdirector ejecutivo de PDVSA, exministro de Energía, exembajador de Venezuela ante la ONU, lo conocemos como el arquitecto del esquema de corrupción más grande que el mundo jamás haya visto. Bajo su mando, PDVSA obtuvo cerca de 1,3 billones de dólares en ingresos, de los cuales queda poco. Pero, como un reloj roto, incluso un matón totalmente corrupto como Ramírez tiene razón en algún momento y, de hecho, tiene toda la razón con respecto a la ilegalidad de la reciente decisión de Rosneft de vender sus activos en Venezuela a otro caparazón ruso bajo el control de Putin.

Existe esta cosa llamada Ley Orgánica de Hidrocarburos (Ley de Hidrocarburos) en Venezuela. Es una ley orgánica, lo que significa que tiene preeminencia en la jerarquía de las leyes. Se ocupa de la formación de empresas conjuntas y varios otros aspectos. Con respecto a la formación y funcionamiento de las empresas mixtas, el artículo 33 establece «Cualquier modificación posterior de dichas condiciones deberá también ser aprobada por la Asamblea Nacional, previo informe favorable del Ministerio de Energía y Petróleo y de la Comisión Permanente de Energía y Minas».

Esto significa que cualquier modificación (i.e. desinversión de acciones) posterior a la formación original de las empresas mixtas, deberá ser aprobada por la Asamblea Nacional, previo informe favorable del Ministerio de Energía y Petróleo, y de la Comisión Permanente de Energía de la Asamblea Nacional. y Minas.

Entonces Rosneft decide «desinvertir» su participación en diferentes empresas mixtas con PDVSA, y simplemente lo anuncia a los medios, que van y reimprimen cualquier comunicado sin cuestionar la legalidad de la medida.

Las verdaderas intenciones de Rosneft fueron expuestas claramente por Sergio Mélik-Bagdasárov, embajador de Rusia en Venezuela, cuando dijo que se trataba solo de una transferencia de activos de Rosneft al régimen de Putin.

Entonces Gazprombank, antes de Rosneft, decide «desinvertir su participación en Petrozamora», alegando que «Se vendió una participación minoritaria indirecta en Petrozamora JV a un grupo de inversores que no tienen conexión con el grupo Gazprombank». Reuters se apresuró a imprimir, de nuevo sin dudarlo.

Luego está Nynas en Suecia, una empresa conjunta entre PDVSA y Neste de Finlandia donde PDVSA tiene la mayoría. Nynas pasó a la administración, debido a las sanciones del Tesoro a PDVSA. Se nombraron administradores. Se está discutiendo un plan de reorganización/reestructuración. La agencia tributaria de Suecia afirma ser parte.

Se formó una empresa conjunta entre Gazprombank Latin America Ventures B.V. (Derwick thugs + Gazprom / Gazprombank thugs) y Corporación Venezolana de Petróleo (CVP – en representación de PDVSA) llamada Petrozamora. Petrozamora se convirtió en el mayor proveedor de crudo de Nynas. Nynas no pudo saldar cuentas con Petrozamora, debido al temor de los bancos de infringir las sanciones del Tesoro. Como resultado, se acumularon unos $360 millones de dólares en diferentes cuentas de depósito en garantía.

Antes de este lío, Gazprombank de Rusia (no Gazprombank Latin America Ventures B.V. registrado en los Países Bajos) anunció que vendería su participación en Petrozamora (no tenía una oficialmente), a un «grupo de inversores que no tienen conexión con el grupo Gazprombank». «, leyó GPB Energy, los mismos matones de Gazprombank que originalmente hicieron negocios con Derwick, gracias a un tal Rafael Ramírez.

De hecho, GPB Energy afirma a través de un abogado en Suecia (Setterwalls) que representa al «mayor proveedor de crudo» de Nynas en los procedimientos de reorganización, lee Petrozamora.

El Tesoro emitió una nueva licencia a Nynas el 3 de abril autorizando ciertas actividades. Si nuestra interpretación es correcta, Gazprombank como empresa matriz, Gazprombank Latin America Ventures B.V. como socio de CVP en Petrozamora y GPB Energy entran en la categoría de personas bloqueadas debido a las sanciones existentes relacionadas con Ucrania, y no deberían recibir fondos durante el proceso de reorganización de Nynas.

Recapitulando:

– Gazprombank anunció que saldría de Petrozamora en marzo de 2019. Participación vendida a «grupo de inversores que no tienen conexión con el grupo Gazprombank»;

– Nynas entra en administración en diciembre de 2019, con una deuda de unos $360 millones de dólares con Petrozamora;

– En enero de 2020, GPB Energy (los mismos matones rusos conectados con Gazprom que formaron Petrozamora a través de Gazprombank Latin America Ventures B.V.) reclaman la deuda de Nynas por $360 millones con Petrozamora, casi un año DESPUÉS de que Gazprombank anunciara que estaba «saliendo de Venezuela».

No hace falta decir que la Asamblea Nacional de Venezuela ni siquiera ha discutido, y mucho menos aprobado, tal desinversión. PDVSA tampoco ha dicho nada, oficialmente, al respecto. Podemos pensar en un par de preguntas para Rafael Ramírez: ¿por qué critica el reciente anuncio de Rosneft, cuando no dijo nada sobre exactamente la misma acción de Gazprombank el año pasado? ¿No es cierto que usted fue quien puso la alfombra roja a la entrada de Rosneft y Gazprombank a Venezuela?

Si alguna vez se necesitaba una prueba del flujo constante de noticias falsas y propaganda de Rusia, el proceso de reorganización de Nynas demuestra que sus «desinversiones en Venezuela» son una tontería total.

Recommended Posts
Nicolás MaduroPDVSA