In Uncategorized

EL EJÉRCITO CONSTITUCIONAL CONTRA LA USURPACIÓN

Por: Jesús Antonio Petit Da Costa

Fuente: Frente Libertario


Petit Da Costa

La usurpación es un acto de fuerza que se combate con la fuerza, porque contra la fuerza sólo cabe la fuerza. Precisamente a usar la fuerza contra la fuerza estamos obligados todos los ciudadanos cuando hay usurpación de la Presidencia de la República. Así lo dispone el Art. 333 de la Constitución: “si dejare de observarse por acto de fuerza”, en “tal eventualidad, todo ciudadano investido o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia.” O sea, todos debemos colaborar para vencer con la fuerza al acto de fuerza. Pero el mayor obligado es el Encargado de la Presidencia de la República al cual se le ha encomendado expresamente conseguir el “cese de la usurpación”, por cuyo motivo tiene accidentalmente la jefatura del movimiento destinado a restablecer la vigencia efectiva de la Constitución de este modo.

¿Qué debió haber hecho Guaidó para cumplir con su deber de cesar la usurpación de Maduro? Debió organizar el ejército constitucional para ejercer la fuerza contra la fuerza. ¿Cuál ejército? El ala civil primero y el ala militar después, hasta que ambas confluyeran en una acción cívico-militar como en 1958. ¿Quiénes constituirían el ala civil del ejército constitucional? Están disponibles 20 millones de venezolanos que viven todavía en el país. Constituyen el 80% de la población que estamos contra Maduro y su narcotiranía. Los hubiera reclutado selectiva y progresivamente para la acción. Y los hubiera organizado, poniéndolos bajo la dirección de un comando clandestino. Exactamente como lo hizo la resistencia francesa contra la ocupación alemana y la resistencia clandestina venezolana contra la anterior tiranía.

Agreguemos el ala civil en el extranjero con los 5 millones de emigrantes venezolanos, que debieron ser organizados para estas tareas: 1) Prestar apoyo logístico al ejército civil interior; 2) Servir de propagandistas de la causa en el extranjero; y, 3) Entrenar cuadros para que refuercen al ejército civil interior e ingresarlos al territorio nacional.

Contra un ejército civil de esta magnitud no habría fuerza militar que pudiera derrotarlo; por el contrario, terminaría sumándosele la mayoría de los militares formando el ala militar del ejército constitucional. Victoria asegurada contra el usurpador.

Guaidó fracasó por no haber asumido el rol de Comandante en Jefe del Ejército Constitucional contra la usurpación. ¿Lo intentará a última hora? Ya es tarde para él porque en contra suya tiene la desconfianza por el temor de todos a ser traicionados con una voltereta de diálogo y arreglo con Maduro, inducido por las malas compañías de políticos colaboracionistas causantes de su perdición.

Pero la rueda de la fortuna política que lo favoreció, premiándolo con la oportunidad que desperdició, sigue dando vuelta.

Etiquetas: colaboracionismo, Juan Guaido, narcoestado, Patriota Cooperante

Tomado de El Fracaso de Guaido. La oportunidad Desperdiciada

Recent Posts