In Infodio

Hay un informe en Panampost que afirma que Jimmy Story ha comunicado la nueva política de Venezuela del presidente Joe Biden/Departamento de Estado a Juan Guaidó. Si es cierto (gran si), equivale a un ultimátum como «tienes hasta el 1 de diciembre para arreglar tu mierda». pregunta al Embajador Story e informará / actualizará aquí si se recibe una respuesta. Pero, ¿y si, en efecto, es verdad? ¿Especulamos?

Juan Guaido nunca iba a lograr una sola cosa. El 10 de enero de 2019 asistí a una reunión en Washington con funcionarios del Departamento de Estado a cargo de Venezuela. Antes de que nos sentáramos, el funcionario que presidía nos dijo en términos inequívocos «nos gusta Leopoldo». El comentario se hizo casi dos semanas ANTES de que Guaido «decidiera» -con el apoyo del Departamento de Estado- declararse «presidente interino» en medio de la calle. Todo fue cocinado por funcionarios de «nos gusta Leopoldo» y de verdad. Como todo proyecto emblemático que involucra a Leopoldo López, la «presidencia» de Guaidó y su plan «Cese de usurpación, gobierno de transición y elecciones libres» han sido un fracaso espectacular. Aunque recuerdo haber pensado «¿cómo puedo replicar a eso? ¿Qué le puedo decir a alguien que piensa que Leopoldo López es una solución aceptable para el chavismo?»

El Estado logró que más de 50 naciones se alinearan con su política, y todo lo que obtuvieron a cambio fue fortalecer el control de Nicolás Maduro. En una farsa posterior (30 de abril de 2019), esta vez también involucrando al Consejo de Seguridad Nacional de Donald Trump, se orquestó un “golpe de Estado contra Maduro”. El autor intelectual fue -otra vez- López. Los funcionarios de «Nos gusta Leopoldo» compraron su loco plan, cuyo objetivo era derrocar a Maduro, con la ayuda estratégica y crítica del Jefe de la Corte Suprema de Maduro, el Ministro de Defensa de Maduro y uno de los boliarcas de mayor confianza de Maduro. Sin embargo, no todo estaba perdido -para López-. Salió ese día del arresto domiciliario y se recluyó en la Embajada de España en Caracas, de donde salió después de Venezuela.

Independientemente de la ubicación, López logró instalar sus títeres por todos lados. Con el apoyo incondicional de los funcionarios de «nos gusta Leopoldo», se les dio a los colaboradores clave de López posiciones estratégicas en CITGO, en Washington, en Madrid, en Londres, se les puso en «control de recuperación de activos», de «negociaciones con tenedores de bonos», en multilaterales … Como maestro titiritero, López colocó a su gente donde quería, siendo Guaidó el primero de ellos. Pero nada de eso alteraría la realidad en las calles de Caracas, ni tampoco dentro de las fronteras venezolanas, donde ni él ni su cada vez más reducida base de admiradores tienen ningún control.

Trump nunca iba a repetir, eso era tan claro como las posibilidades de Guaidó. La administración Biden se encuentra en una situación que no creó, al tener que lidiar con una política formulada por funcionarios del «nos gusta Leopoldo» desprovistos del escepticismo más básico. En Venezuela, ningún político de la «oposición» puede afirmar con verdad que habla por todos. López, y este es un hecho ampliamente conocido, es posiblemente -junto con Diosdado y quizás Jorge Rodríguez– la figura política más tóxica de Venezuela. No obstante, los funcionarios de Trump decidieron que él era la elección, pero ¿qué informó esa decisión? Cabildeo, por supuesto, pero ¿había algo de sustancia en la mierda?

Ni Guaidó ni su amo merecen apoyo. De cualquier tipo. Serán recordados como los dos imbéciles que desperdiciaron la buena voluntad y el apoyo político de más de 50 naciones, desperdiciando una preciosa oportunidad que probablemente no vuelva a manifestarse. López viaja por el mundo en estos días como si él fuera, y no Guaidó, el verdadero «presidente interino» de Venezuela. Es, sin duda, lo más parecido al poder real que ha tenido, y la idea de lo que traerá una presidencia real debe obnubilar cada momento de vigilia de López. Sin embargo, la pregunta sobre a quién representan él y Guaidó sigue siendo tan relevante como siempre, independientemente de lo que se haya afirmado en el Panampost.

* En Guaidó / López / «nos gusta Leopoldo» hablan los funcionarios, «arreglar la mierda» significa participar en elecciones donde Maduro todavía tendrá todo bajo control, devolverá el control de algunos de los bienes (CITGO) recibidos del gobierno de EE. UU., y Aceptar una especie de convivencia designada por el chavismo. A cambio, Guaidó/López viajará por el mundo cabildeando por Maduro, buscará activamente: a) el levantamiento de todas las sanciones del Tesoro, y b) la inmunidad para todos sus amigos (Raúl Gorrín, Alejandro Betancourt, Francisco Convit, Danilo Diazgranados, Luis y Ignacio Oberto, Francisco Morillo, Alex Saab, Mauro Libi, Julio Herrera Velutini, etc., etc., etc.).

Recommended Posts
Juan Guaidó