In Infodio

El caso de Cuba, y cómo décadas de políticas exteriores fallidas de EE. UU. nunca lograron el objetivo de derrocar esa dictadura, debe ser una lectura obligatoria no solo para todos los diplomáticos del Departamento de Estado «de cara al cliente», sino también para los congresistas de alto nivel, los senadores y la política estadounidense relevante. haciendo gente. Si bien los patrocinadores de Versalles podrían gritar para siempre por más «mano dura con la dictadura», el hecho es que Fidel murió pacíficamente, luego Raúl asumió (pacíficamente) y estuvo a cargo hasta que quiso, y los protegidos de Castro continúan con una «Revolución». que empezó en 1959. Ah, y con embargo y todo, Estados Unidos fue -durante décadas- el principal proveedor de gran parte de las necesidades de Cuba. Ahora está Venezuela, que brinda un recordatorio oportuno y muy fresco de cuán obstinado puede ser el Gobierno de los Estados Unidos cuando hace un esfuerzo, y cómo continúa fastidiando las cosas cuando se trata de lidiar con vecinos incómodos del sur.

El primer error político fue haber ignorado a Hugo Chávez. Era solo un aspirante a Che Guevara que podría haberse ganado fácilmente si los presidentes de los EE. UU. Decidieran que una sesión de fotos en la Oficina Oval era un trato mejor que lo que siguió. Luego, los apretones de manos homie de Obama indicaron que se estaba preparando un deshielo, lamentablemente, nada de eso sucedió. En ese momento, Chávez era el bufón latino en la corte de Putin y Jinping, ninguno de los cuales perdió la oportunidad de agregar a Venezuela a sus respectivas esferas de influencia -obviamente- mientras metía al Tío Sam en su propio «patio trasero». Por lo tanto, las políticas torpes empujaron a un aliado tradicional a Rusia y China sin que nadie -en The Hill o en la Casa Blanca- se detuviera y dijera «oye, ¿qué diablos está pasando aquí?»

El cálculo en State era «¿a quién le importa?» Tal amateurismo y falta de previsión es la causa raíz de todos los dolores de cabeza actuales que USG enfrenta hoy en día a nivel internacional. A los trajes no podría importarles menos, eso es seguro.

Tomando a Venezuela como ejemplo, cuando el país entró -aunque lejos de posiciones relevantes- en la lista problemática, se implementó la diplomacia de micrófono. Desde no hablar de eso hasta el «todas las opciones están sobre la mesa» de Donald Trump, marcó un cambio de actitud bienvenido por todos. Ciertas partes de la oposición estaban extasiadas, simplemente no podían creer su suerte. La «esperanza blanca», es decir, el «líder» que es un «descendiente directo» del Libertador que no tuvo hijos, se encontró en el lugar de mando, con una cantidad absurda de influencia frente a la política del Departamento de Estado de Venezuela. Eligió a un sí-hombre inofensivo (Juan Guaidó), y el resto es historia.

Las fuerzas democráticas de Venezuela pasaron de la celebración a la angustia muy rápidamente desde la declaración de intenciones de Guaidó. El lema de Guaidó «cese de la usurpación, gobierno de transición, elecciones libres» no duró mucho. Nicolás Maduro y sus amigos cubanos, rusos y chinos vieron a través de las tonterías de Trump y continuaron con sus negocios como de costumbre, a pesar de un serio aumento de las designaciones del Departamento del Tesoro contra funcionarios de Venezuela, PDVSA y chavistas. La oposición pasó por una pelea de perras muy pública y muy vergonzosa. Maduro permitió algunas elecciones y, como siempre, aplastó a sus enemigos, no antes de que su Ministro de Elecciones anunciara que unos 70.000 candidatos (incluida la oposición) habían registrado candidaturas para la carrera.

Guaido and Lopez became Cassandra, for all but the Department of State, which obstinately continues supporting their «plan». The «plan» included forcing Maduro, with help from Maduro’s people (Maikel Moreno, Raul Gorrin and Vladimir Padrino). Such is the incompetency level of current U.S. diplomats.

Ante el lamentable espectáculo, la mayoría de los países europeos abandonaron la oposición de Maduro a su fortuna. Maduro y sus aliados, entre los que se encuentra el autor del libro “Cómo evitar las sanciones del Tesoro y vivir felices para siempre” (Irán), no se inmutaron por lo que se decida en el norte. El petróleo se sigue negociando con socios, viejos y nuevos, y nunca faltan jugadores no estadounidenses dispuestos a participar, es decir, el capitalismo está vivo y muy bien en el feudo del chavismo.

Las noticias recientes indican que incluso los estadounidenses -prohibidos por el régimen de sanciones del Tesoro- están buscando acuerdos con Maduro. El Departamento de Estado tiene que estar al corriente, lo mismo que el Tesoro. En este nuevo desarrollo, la rama de la «oposición» encabezada por López -a la que se le dio el control de CITGO- no podría ser más irrelevante, pero no se hará la muerta y devolverá lo que obtuvo. Una entrega del USG nunca supo tan bien.

USG debe haberse dado cuenta a estas alturas de que jugó mal y con buenas intenciones, pero las malas asociaciones lo llevaron a una situación imposible. Igual que en Cuba. Teniendo en cuenta escenarios más apremiantes en otros lugares, Venezuela ha bajado algunos lugares en la lista de tareas pendientes, mientras que el petróleo, siempre el salvador de Venezuela, ronda los $ 90 por barril. Maduro, por lo tanto, se está riendo todo el camino hasta los bancos suizo, ruso, turco y chino.

Lo único inteligente que le queda por hacer a la administración del presidente Joe Biden, salvo una escalada dramática que nunca sucederá, es seguir la corriente, abandonar la escena y desatar el capitalismo en Venezuela. Todas las sanciones deben ser levantadas. A Maduro no se le va a obligar, de una forma u otra, con zanahorias sin sentido. Lo que podría relajarlo y hacerlo más dócil a un comportamiento civilizado, hasta cierto punto, es abrir comunicaciones oficiales y directas que conduzcan a una Entente Cordiale. El USG no puede esperar otorgar legitimidad a Guaidó, no puede forzar / dictar términos, no puede esperar ser un interlocutor válido en una disputa doméstica mientras se pone abiertamente del lado de uno de los lados y, ciertamente, no puede ni remotamente esperar que un régimen de sanciones implementado al azar basado en información proporcionada por socios totalmente corruptos y comprometidos hará que un hombre fuerte muy rico y con muchos recursos, como Maduro, considere cualquier cosa no ventajosa para su posición.

Es muy simple: Maduro se sienta arriba, no López. Como dice el dicho venezolano, es el dueño del circo. Hablar con payasos es una pérdida de tiempo. En lugar de alienar al jefe, la creación de condiciones que podrían generar una gran mejora es una propuesta mejor que la situación actual. Algo así como una marea creciente levanta todos los barcos. Nadie vence a los estadounidenses en su propio juego (capitalismo). En lugar de empujar a Maduro a los gustos de Putin, debería sentirse cómodo tratando con Estados Unidos y lo que tiene para ofrecer. En el caso de Venezuela, y la mayoría de su gente, esa perspectiva siempre será mucho más atractiva que cualquier otra cosa que se pueda ofrecer en otros lugares. Nadie protesta cuando Rusia, China, Irán o Cuba retiran una visa. Allí no hay Disney World, ni universidades de la Ivy League, ni facilidad para hacer negocios, ni libertad, ni derechos de propiedad.

Además, sería mejor, sin duda, saber qué están haciendo los socios de Putin y Jinping por aquí…

Recommended Posts
Álvaro UribeTwitter