In Infodio

Diosdado Cabello tiene las llaves del futuro de Venezuela. Ni Nicolás Maduro. No sus manejadores cubanos. No Henrique Capriles. No Rafael Ramírez. No las empresas criminales que sustentan el chavismo. No las autoridades electorales (CNE) que definitivamente no permitirán un recuento de votos o un escrutinio significativo, como pide Capriles. No el Congreso. No los medios. No la «comunidad internacional». No los Estados Unidos. No Colombia (Santos alcanzó un nuevo mínimo si eso alguna vez fue posible). Todo depende, en mi opinión, de cómo juega Diosdado Cabello sus cartas.

Cabello se graduó de la academia militar de las Fuerzas Armadas de Venezuela en 1987. Fue el segundo mejor, en una promoción de 216 oficiales (Tomás Montilla Padrón, promoción de 87). Muchos de los colegas de Cabello participaron en el golpe liderado por Hugo Chávez en 1992, y muchos fueron recompensados ​​por Chávez, una vez que llegó al poder. Cabello ha sido uno de los fijos del chavismo. Y también lo han sido Jesse Chacón, Alejandro Andrade y José Vielma Mora, por nombrar solo algunos. Cabello y sus colegas han alcanzado posiciones clave dentro del chavismo: recaudación de impuestos, ejército, telecomunicaciones, finanzas y gobierno. Los colegas de Cabello controlan muchos de los comandos militares más importantes de Venezuela. El 5 de julio de 2012, Chávez anunció una nueva ola de ascensos dentro del ejército: 42 oficiales ascendieron al grado de General de Brigada, con mando directo sobre las tropas. De los 42, 36 pertenecían a la clase 87 de Cabello. Pero, y aquí hay un punto crucial, 97 miembros de la clase todavía están activos dentro del ejército, pero solo 36 fueron ascendidos. Eso significa que 61 coroneles, compañeros de Cabello, merecen un ascenso. No sucedió el año pasado, que fuentes me dijeron que causó mucho descontento, que Cabello está manejando a su favor.

El poder de promover personas dentro del ejército recaía únicamente en Hugo Chávez. En lo que solo puede tomarse como una decisión política, Chávez decidió promover a algunos, no a todos, los compañeros de Cabello. Mientras tanto, nunca ha habido amor perdido entre Cabello y los dictadores de Cuba. De hecho, Cabello nunca compartió la actitud servil y el enamoramiento de Hugo Chávez con Fidel Castro: rara vez, si es que alguna vez, fue a Cuba, y se dice que desprecia lo que considera una afrenta de recibir órdenes de Cuba.

Los dictadores de Castro eligieron a Maduro por razones obvias. Un sí-hombre semianalfabeto, intelectualmente discapacitado, a través del cual la continuación de la cesión progresiva de la soberanía de Chávez a Cuba podría continuar sin cesar. Pero los hermanos Castro calcularon mal a lo grande. Pusieron todos los huevos en la canasta de Maduro, y eso podría resultar fatal para su plan. Porque Maduro, un civil, no tiene la más mínima ascendencia sobre el ejército de Venezuela, que obviamente Cabello tiene.

Cuando llegue el momento, el ejército venezolano intervendrá y decidirá quién dirige el espectáculo, como siempre es el caso. Cuando llegue ese momento, ni Maduro ni sus manejadores cubanos tendrán una oportunidad. Cabello ya expresó, en Twitter, lo que podría interpretarse como una abierta amenaza a Maduro, cuyo escaso margen de victoria sobre Capriles es visto como un fracaso monumental que podría haber puesto fin a la “revolución”. Cabello podría, muy fácilmente, aprovechar nuevas demandas sobre el poder de fuego muy real de sus compañeros de clase. Con Chávez fuera de escena, no hay absolutamente nadie que pueda contener a Cabello, si decide actuar contra Maduro.

En todo esto, Capriles es solo un pasajero, un ruido de fondo. No tiene poder para forzar el juego, y probablemente terminará en la cárcel (eso podría cambiar las reglas del juego, pero queda por ver si Cabello y los Castro son tan estúpidos).

Recommended Posts