In Descifrado

En Activalores hubo que amortiguar el pánico esta mañana por la alarma de bomba de la Torre Mohedano. La operadora Sonia Mira no se lo esperaba. Venía llegando al edificio en ese momento y no pudo guardar su carro en el estacionamiento porque ya estaban acordonando la zona. Trató de averiguar qué pasaba preguntando a través de la ventanilla y le llegó la respuesta menos pensada: ‘una bomba en la Embajada de Brasil’. La sede diplomática brasileña está apenas cuatro pisos por debajo de Activalores.

Marcel Apelloig y Gonzalo Alonso salían del edificio, ya acordonado con cinta amarilla. Los ejecutivos fueron desalojados de las oficinas junto al resto del personal unos minutos después de la llamada de advertencia. La amenaza de bomba comenzó cuando Nayib Borges, la recepcionista de la Torre Mohedano, recibió una llamada de muy pocas palabras: ‘¿me escuchas?, hay una bomba en la embajada, tienen 25 minutos’, dijo una voz masculina al otro lado de la línea. Lo único que los tenían en agenda esa mañana eran reuniones de trabajo. Alonso iría a la Bolsa de Valores de Caracas, pero nunca pensó que una amenaza de bomba atrasaría sus planes.

Para calmar el nerviosismo reinante, una ejecutiva comentó mientras bajaban las escaleras, que no era la primera vez que le tocaba participar en un desalojo por amenaza de bomba, algo que lamentablemente se ha vuelto rutina en las últimas semanas.

La recepcionista de Activalores, Karina Sánchez, dice, por su parte, que ‘esperaba algo así, por lógica, debido a la presencia de la embajada’. Ella fue la encargada de alertar al personal de esa casa de Bolsa que inmediatamente dejó sus labores y bajó de manera ordenada.

A los pocos minutos la gente estaba de regreso en sus puestos, pero aún desconfiaban de una inspección tan rápida y preguntaban si en verdad estaba desactivada la alarma.

Luego de la alarma de bomba, en menos de 10 minutos ya el edificio estaba vacío, después de una primera revisión del personal de seguridady una segunda por parte de la Disip. Polichacao fue el primer cuerpo de seguridad en llegar. Una vez confirmada la seguridad del área, permitieron el reingreso a las instalaciones.

Recommended Posts
Bernardo Naco MartínezNelson Ortiz