In Uncategorized

En tan solo 21 meses, United Petroleo Corp, constituida en Panamá y sin experiencia en el negocio, obtuvo contratos -algunos, justo antes de ser disuelta- para comercializar hidrocarburos venezolanos en mercados globales por casi 500 millones de dólares. Tras ella se encuentra Rogers Ramírez Dorante, amigo y compañero de promoción de Antonio Pérez Suárez, el entonces vicepresidente de Comercio y Suministro de la estatal petrolera. Ambos militares están detenidos por la trama Pdvsa-Cripto.

La historia de United Petroleo Corp (sic; en sus registros, la palabra “petróleo” aparece sin tilde) bien pudiera ser un caso de éxito en el negocio petrolero por su facturación casi instantánea de cientos de millones de dólares. Pero esta aparente saga empresarial, en realidad, se inserta como parte del reciente desfalco sufrido en Pdvsa con la comercialización de crudo venezolano, y que provocó, en lo que también ha sido una purga interna del gobierno, la renuncia y el posterior ostracismo del poderoso Ministro de Petróleo, Tareck El Aissami, así como la detención de altos cargos de la petrolera estatal y empresarios cercanos al chavismo, acusados de corrupción.

 

para asegurarse ganancias millonarias, United Petroleo Corp no necesitó de millonarias inversiones en campos petroleros, como suelen hacer las multinacionales, ni cotizar en la bolsa de valores, ni esperar un boom de precios del crudo en el mercado internacional. Su ascenso fue tan simple como meteórico: apenas se registró en Panamá en marzo de 2021 y, aunque se disolvió menos de dos años después, en noviembre de 2022, en ese breve periodo obtuvo de Pdvsa contratos para la comercialización de hidrocarburos por casi 500 millones de dólares. De ese monto proveniente de ventas de petróleo y derivados, a la postre quedó debiéndole más de 435 millones de dólares a la estatal.

Esas cifras convirtieron a la desconocida empresa en una de las mayores deudoras de Pdvsa. A fines de 2022, la suma de las acreencias por petróleo no cobrado a decenas de intermediarios que apenas se estrenaban, como United Petroleo Corp, a los que Pdvsa supuestamente acudió como salvavidas para evadir las sanciones impuestas en 2019 por la administración de Donald Trump, se ubicaban entre 8.406 y 13.338 millones de dólares, según reveló Armando.Info en sendos reportajes a partir de documentos filtrados desde la petrolera estatal.

¿Cuál fue la fórmula mágica de United Petroleo Corp para obtener contratos de comercialización de cientos de millones de dólares en tan corto tiempo? Su cercanía con Antonio José Pérez Suárez, el coronel del Ejército que desde febrero de 2020 estuvo al frente de la vicepresidencia de Comercio y Suministro de Pdvsa, un cargo estratégico dentro de la industria petrolera venezolana.

En marzo reciente, Antonio Pérez Suárez fue detenido como resultado de las investigaciones de la trama de corrupción bautizada como Pdvsa-Cripto. Era el “jefe principal de la estructura de corrupción”, según declaró ese mes Tarek William Saab, el Fiscal General de la República designado en 2017 por la fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente, al referirse al coronel Pérez Suárez.

Ahora, uno de los documentos encontrados por los cuerpos de seguridad en los allanamientos realizados en la sede principal de Pdvsa, contenido en el farragoso y extenso expediente acusatorio del Ministerio Público chavista,, resulta clave para confirmar que detrás de la operación de la fugaz United Petroleo Corp estaba el teniente coronel retirado del Ejército, Rogers Ignacio Ramírez Dorante, hoy también detenido, compañero de promoción y amigo de Pérez Suárez.

“Este ciudadano [Rogers Ramírez] se encuentra estrechamente vinculado con la empresa United Petroleo Corp, la cual fue beneficiada con la asignación de crudo”, resume el documento judicial elaborado por los fiscales del caso Pdvsa-Cripto.

Rogers Ramírez Dorante fue detenido en marzo pasado por la trama de corrupción Pdvsa-Cripto. Su cercanía con Antonio Pérez Suárez fue clave para conseguir contratos para transportar petróleo venezolano. Créditos: Captura de VTV.

Desde la vicepresidencia de Comercio y Suministro de Pdvsa el coronel Antonio Pérez Suárez (camisa verde) favoreció a su amigo y compañero de promoción Rogers Ramírez Dorante. Foto tomada de @fundVasquez.

Dos hombres, un destino

La cercanía entre Antonio Pérez Suárez y Rogers Ramírez Dorante se remonta a la juventud de ambos oficiales. Entonces con 24 y 26 años de edad, respectivamente, se graduaron en la Academia Militar de Venezuela en 1999 como integrantes de la promoción Coronel Miguel Antonio Vásquez, apadrinada por el entonces flamante presidente de la República, Hugo Chávez. “La primera promoción graduada en revolución”, repiten desde entonces algunos de los egresados. El alférez más destacado de esa promoción, su número uno, fue Igbert Marín Chaparro, teniente coronel apresado el 2 de marzo de 2018 y acusado de formar un “grupo conspirativo” junto a otros militares.

Antonio Pérez Suárez y Rogers Ramírez Dorante ocuparon los puestos 114 y el 106 entre los 158 graduados de la promoción. Desde entonces y hasta finales de marzo pasado, cuando fueron detenidos y presentados, a modo de propaganda, vestidos con bragas naranja ante un tribunal constituido en la sede del Sebin, la policía política del régimen de Nicolás Maduro, sus caminos fueron en paralelo: el ascenso de uno en la administración pública favorecía al otro en sus negocios y en su estilo de vida.

“Se evidencia el incremento patrimonial vertiginoso de tal ciudadano”, refiere la acusación sobre Rogers Ramírez Dorante. Apenas dos meses antes de ser detenido, ajeno a la crisis que ya se gestaba en Pdvsa y que a la larga lo arrastraría junto a Pérez Suárez, estuvo en Arabia Saudita, uno de los mayores productores de petróleo del mundo, pero no por los negocios de United Petroleo Corp, sino recorriendo los desiertos de ese país a bordo de una Toyota Land Cruiser, como copiloto de su hijo en el rally Dakar, uno de los más famosos en su estilo, para el que se necesita un buen bolsillo capaz de patrocinar la aventura. “Tengo mucha curiosidad por saber cómo es el mundo del Dakar y nos estamos preparando tanto física como mentalmente”, dijo Ramírez a la web del Dakar como preámbulo de la competición, que transcurrió del 31 de diciembre de 2022 al 15 de enero pasado.

Sólo dos meses antes de ser detenido, Rogers Ramírez Dorante participó como copiloto de su hijo en el rally Dakar a bordo de una Toyota Land Cruiser. Crédito: Foto tomada de la web del Dakar.

 

La acusación de la Fiscalía destaca el «incremento patrimonioal vertiginoso» que mostraba Rogers Ramírez Dorante. Crédito: Foto tomada de @Vzla4x4sinlimites.

Dos meses después, de acuerdo al expediente judicial, los cuerpos policiales allanaron algunas propiedades de Rogers Ramírez, entre las que destacan dos apartamentos en el conjunto Premier 27, uno de los proyectos habitacionales más lujosos y exclusivos de Caracas, en la urbanización Campo Alegre. Allí el apartamento más pequeño es de 321 metros cuadrados, según las especificaciones de la constructora, y Rogers Ramírez guardaba dos camionetas Toyota modelos Land Cruiser 2021 y 2022, una moto BMW y otra de marca KTM “modelo cross 250 cc, de competición”, entre otros bienes.

La conexión empresarial entre Antonio Pérez Suárez y Rogers Ramírez Dorante comenzó antes de que el coronel llegara al tren ejecutivo de Pdvsa. Antonio Pérez Suárez favoreció empresas de Ramírez Dorante, como Transervi R&G y Venezolana Distribuidora 2017, desde la Corporación Socialista del Cemento, tal y como consta en el Registro Nacional de Contratistas (RNC). Además de la Corporación Socialista del Cemento, Pérez Suárez también dirigió la Corporación Socialista del Sector Automotor o la Fundación Pueblo Soberano, entre otros cargos, desde donde también benefició a algunos de sus familiares directos.

Precisamente, Transervi R&G y Venezolana Distribuidora 2017, así como VD Import Tires, una comercializadora de neumáticos del estado Lara, de donde es oriundo Rogers Ramírez Dorante, y que lució como patrocinante en su aventura del rally Dakar, son señaladas por los fiscales como parte de una “estructura delictiva” en la que estas y otras empresas movieron recursos provenientes del negocio petrolero. En algunas de ellas, Ramírez Dorante era socio de Manuel Ramón Afonso López, a quien la Fiscalía también ha acusado, junto a su hermano Juan Manuel Afonso López, de participar en el caso Pdvsa-Cripto, pero no ha logrado detenerlo. Manuel Afonso López era además vecino del mismo conjunto residencial Premier 27.

“Rogers Ramírez es el mejor amigo de Pérez Suárez, le maneja todo”, afirma una fuente que conoció las operaciones de ambos con Pdvsa, pero que prefiere el anonimato. Sólo esa confianza explica que Pdvsa pusiera en manos de una compañía recién constituida y sin experiencia en el sector petrolero, como United Petroleo Corp, cargas de crudo valoradas en cientos de millones de dólares, cuyos montos finalmente se perdieron para los ingresos de Pdvsa al momento de negociar con traders en puertos de China. Fue el caso, por ejemplo, del cargamento del buque Amoroza, valorado en 82 millones de dólares, según relata el expediente de la Fiscalía, o de otros cargamentos que fueron vendidos sin que el dinero finalmente entrara a la arcas de Pdvsa.

En el expediente de la acusación los fiscales destacan varias irregularidades en la escogencia de United Petroleo Corp: no estaba inscrita en el Registro Único de Clientes Calificado de Ventas de Exportación (Ruccve), “no posee ningún tipo de documentación, ni soporte de criterios”, sólo “consta la planilla de aprobatoria de inscripción ante el Ruccve por vía de excepción”, y las entregas de crudo se hicieron “solo con la planilla aprobatoria, la cual debía ser autorizada por el Vicepresidente de Comercio y Suministro, Antonio Pérez Suárez”.

La prueba reina

En un allanamiento realizado por cuerpos de seguridad el 3 de mayo en la sede principal de Pdvsa, los fiscales se encontraron con una oficina paralela denominada “Unidad de Trabajo Especial”, que era en la práctica el despacho de Antonio Pérez Suárez. Uno de los documentos hallados en ese lugar fue un informe del bufete Venatt International Advisor sobre lo ocurrido con un cargamento de un millón de barriles de crudo pesado tipo Boscán, transportado por el buque Amoroza.

Aunque fue la propia oficina de Antonio Pérez Suárez la que contactó al bufete Venatt International Advisor para descubrir lo que había pasado con la carga, al final la gestión sirvió para descubrir que Rogers Ramírez Dorante se escondía detrás de la fachada de United Petroleo Corp. En mayo de 2022, el capitán Heinrich Chapellín, hombre de confianza de Pérez Suárez y hoy también detenido, contactó a los abogados de Venatt International Advisors para plantear lo ocurrido con el tanquero Amoroza, cuya carga debió entregarse en un puerto de China, pero por la cual Pdvsa nunca recibió pago alguno.

Lea completo aquí

Tomado de Rogers Ramírez Dorante ocupa puesto clave en la trama de corrupción Pdvsa-Cripto

Recommended Posts