In Infodio

Dinero. Ese fue el primer juego que Miguel Ángel Capriles López le pidió a su padre, cuando le regalaron su primer aparato electrónico. Miguel Ángel Capriles López* (también conocido como Michu) es, muy posiblemente, el venezolano más poderoso del que nunca has oído hablar. Hijo único del matrimonio del magnate de los periódicos Miguel Ángel Capriles Ayala* con Carmen Cecilia López Lugo (hubo otras seis hijas), Michu fue tomado bajo el ala de su padre. El imperio empresarial de su padre -construido desde cero- incluía los diarios más leídos de Venezuela (Últimas Noticias, junto con El Mundo y Líder agrupados en Cadena Capriles), el mayor paquete accionario de Electricidad de Caracas (EDC) (13,6%) y participaciones en bancos y muchos otros negocios. En 1967 los padres de Michu se separaron y en 1980 se divorciaron legalmente. En el período comprendido entre 1967 y 1980, su padre inició otra relación con Magaly Cannizaro (en 1969), que tuvo un hijo: Miguel Angel Capriles Cannizaro.* Lo que seguiría al fallecimiento del patriarca en 1996 entre las dos familias, se convertiría quizás en la mejor caso de estudio de violación al debido proceso, robo, corrupción y colusión en los más altos niveles de gobierno y poder judicial visto en la Venezuela contemporánea. Está en juego una fortuna de más de $700 millones, cuyo control final fue garantizado a través de sobornos y medios fraudulentos por Michu, su madre divorciada Cecilia y sus seis hermanas.

La ley venezolana establece que cuando una pareja se divorcia se deben contabilizar y dividir todos los bienes existentes adquiridos hasta ese momento (patrimonio familiar). En 1980, después de 41 años de matrimonio, la primera esposa de Ayala recibió varios bienes valiosos, su parte justa del estado familiar en ese momento. En los registros de Caracas hay documentos que demuestran que un par de edificios (Disconti y Granales), dos casas y un departamento adecuado al “nivel socioeconómico” de Cecilia le fueron transferidos en 1980, al firmar un acuerdo con Ayala. Todas las propiedades estaban ubicadas en Caracas. Además, se entregaron desembolsos de efectivo mensuales a Cecilia.

En 1996, horas antes de la muerte de Ayala el 30 de mayo, Michu se movió para hacerse con el control absoluto del imperio familiar, que había crecido exponencialmente entre 1980 y 1996, es decir, durante el segundo matrimonio de Ayala con Cannizaro.

Según la ley de sucesiones venezolana, en ausencia de testamento, el 50% de un patrimonio familiar va al cónyuge, y el otro 50% se divide en partes iguales entre los hijos y el cónyuge. Eso significaba que Cannizaro, como esposa de Ayala, era propietaria legal del 50%, más una de las nueve partes del otro 50%, que junto con su hijo, Miguel Angel Capriles Cannizaro, les daban derecho al 61,1% de todos los bienes propiedad de Ayala en el momento de la muerte.

Antes de 1996, Michu no era más que el hijo de Miguel Angel Capriles Ayala. Hizo algunos tratos dudosos con su compinche Carlos Acosta López, e incluso probó suerte con el “banquero” Juan Carlos Escotet, en ese entonces protegido de Orlando Castro. Su papel dentro de Vadesa (el conglomerado holding de su padre) definitivamente no estaba en el nivel de toma de decisiones, su aporte laboral, de ninguna manera, se sumó al patrimonio de su padre. Sin embargo, las acciones de Michu para arrebatarle el control a la segunda esposa de su padre y su medio hermano fueron poco menos que diabólicas. Dos días antes de la muerte de su padre, Michu hizo que su madre (que vivía en la España de Franco desde 1967) presentara una denuncia judicial contra su padre, alegando que en 1980 -16 años antes- no había recibido su 50% de la herencia del matrimonio. , y por lo tanto, tenía derecho al 50% del patrimonio de Ayala en 1996, un patrimonio que sería compartido entre los Cannizzaro y todos los hijos del primer matrimonio de Ayala.

No importa el hecho de que para 1996 Ayala había estado casado legalmente con una mujer diferente durante 16 años. No importa el hecho de que en ese período el tamaño del conglomerado de Ayala había crecido exponencialmente. Pero, lo que es más importante, ¿cómo podría justificarse ese reclamo, o de hecho ser considerado por los tribunales, considerando el estatuto de limitaciones? Si Michu, o su madre, estaban tan descontentos con la forma en que se distribuyó el patrimonio familiar en 1980, ¿por qué esperaron 16 años, hasta 1996, para reclamar?

La madre de Michu argumentó que, a pesar de haber recibido millones de dólares en efectivo y bienes al divorciarse de Ayala en 1980, tenían un acuerdo, un acuerdo verbal ya que nunca se ha presentado prueba documental para probar su existencia, que le daba derecho, a perpetuidad, a 50% de todos los negocios, ganancias y activos futuros que Ayala hubiera hecho a partir de 1980, es decir, DESPUÉS de su divorcio.

Cualquier juez habría cuestionado una afirmación tan ridícula y habría exigido una copia de dicho acuerdo, un acuerdo que efectivamente habría despojado a Cannizaro, desde 1980, de cualquier derecho futuro sobre la fortuna de Ayala. El supuesto acuerdo verbal habría ascendido a un acuerdo prenupcial de facto entre Ayala y Cannizaro, aunque Ayala nunca firmó un acuerdo prenupcial con Cannizaro, y Ayala nunca le informó a Cannizaro que tal acuerdo verbal existía con López. Además, para 1980 Ayala aún no había adquirido participaciones en EDC, Banco Mercantil, Sivensa, etc.

Por descabellada e infundada que fuera la demanda, los tribunales la acogieron, a pesar de existir un documento legal debidamente registrado, firmado por Cecilia y sus cuatro hijas mayores (Mayra Capriles de Sanson, Tania Capriles de Brillembourg, Miska Capriles de Machado y Perla Capriles de Morrison) en septiembre de 1979, renunciando a cualquier reclamo futuro sobre el patrimonio familiar tal como existía a la fecha de la firma (septiembre de 1979).

Los tribunales ignoraron deliberadamente este documento crucial, así como la posterior transferencia a una empresa registrada de propósito (Inversiones Perkyta) de la propiedad de edificios, casas y apartamentos (libres y claros como se describe) según lo acordado con Cecilia -todo debidamente y legalmente registrado en los registros – debido a las maniobras políticas de Michu, asistido en el camino por el abogado interno de confianza de su padre (Víctor Sierra), dos de las firmas de abogados más reputadas de Caracas (Allan Brewer Carías y Ángel Bernardo Viso), un grupo de jueces amigos ( liderado por Rafael Solorzano Escalante y una pandilla conocida como el Cartel de Damasco), y contactos en los niveles más altos del gobierno y el poder judicial de Venezuela.

En 1996, Ayala poseía la totalidad de las acciones de Valores y Desarrollos S.A. (Vadesa), sociedad controladora con participaciones en muchas otras. La madre de Michu sabía que al fallecer Ayala, ocurrida el 30 de mayo de 1996, apenas dos días después de presentar la denuncia en su contra, Michu y sus otros seis hijos serían demandados en su acción, junto con Magaly Cannizaro y su único hijo. Cecilia (madre de Michu) estuvo representada por el bufete de abogados de Brewer Carias; seis de sus siete hijos fueron acusados ​​representados por el bufete de abogados de Viso; y su séptimo hijo fue representado por otra firma (Aguilar), que a su vez pretendía oponerse a sus otros seis hermanos. La firma Viso preparó alegatos para ser utilizados tanto por Brewer Carias como por Aguilar, quienes estaban destinados a ser opositores de los clientes de Viso. Esto incluyó la preparación por parte de Viso de una denuncia presentada por Brewer Carias en nombre de su cliente. Entonces, tres bufetes de abogados diferentes, fingiendo representar intereses opuestos, se confabularon para obtener un fallo en rebeldía para la madre de Michu.

La forma en que se perpetró el fraude fue esta:

– el bufete de abogados que representa a Michu y cinco de sus hermanas (Viso), presentó poderes y cartas de defensa a intervalos, en lugar de hacerlo de una sola vez. El objetivo era confundir a los Cannizaros.

– Una abogada de la firma Viso (Carolina Solorzano), que representaba en ese momento a tres de los seis clientes de Viso, había solicitado un documento al juzgado el 11 de julio de 1996. Solorzano afirmó que actuaba “en nombre de los acusados ​​López”. Tenga en cuenta que para el 11 de julio de 1996, el bufete de abogados Viso aún no había presentado el poder notarial para los seis clientes.

– El último de los seis poderes de representación y defensa (de Adelaida Capriles López) fue interpuesto el 17 de septiembre de 1996. Eso hubiera dado a Cannizaro ya su hijo 20 días hábiles para presentar su contestación.

– Los Cannizaro presentaron su contestación dentro del plazo establecido a partir del 17 de septiembre de 1996.

– Sin embargo, la firma de Brewer Carias, que representa a la madre de Michu, Cecilia, solicitó un fallo en rebeldía, luego de que Adelaida presentara un poder notarial, sobre la base de que la respuesta de Cannizaro e hijo no se había presentado dentro de los 20 días judiciales permitidos, lo que pensaron que había comenzó el 17 de septiembre, pero el tribunal contó desde el 11 de julio, según las acciones de Carolina Solorzano supuestamente en “nombre de los acusados ​​​​de López”.

– Ninguno de los acusados ​​de López se molestó en presentar respuestas a las demandas de su madre.

– El juzgado nunca informó a los Cannizaro, ni emitió pedidos de respuesta, tras el pedido de Solorzano del 11 de julio.

El juez que dictó la sentencia en rebeldía el 28 de noviembre de 1996 (Carlos Rafael Guía Parra) sería posteriormente absuelto con la mayor cantidad de acusaciones de corrupción, mala conducta e irregularidades en la historia jurídica de Venezuela.

Los Cannizaro apelaron en vano: el juez que presidía el proceso de apelación (Rafael Solorzano Escalante, nótese su nombre en el enlace del párrafo anterior de los jueces con mayor cantidad de denuncias por mala conducta) era el padre del abogado de Viso (Carolina Solorzano) que había engañó al tribunal alegando que ella representaba a Michu y a cinco de sus hermanas («los acusados ​​López»). Los Cannizaro cuestionaron esto nuevamente, solicitando un panel para revisar la decisión. Sin embargo, dado que tanto Cannizaros como López fueron agrupados como coacusados ​​contra la madre de Michu, los de la mayoría (Michu y sus seis hermanas) pudieron elegir el panel, que reafirmó la sentencia en rebeldía.

Entonces los Cannizaro acudieron a la Corte Suprema, a solicitar otra revisión, lamentablemente el caso fue llevado por el juez Rueda, otro compinche de Allan Brewer Carias con un notable historial de sentencias a favor de este último. Dado que el tribunal de primera instancia había desestimado la respuesta presentada por los Cannizaro debido a su supuesta demora, el juez Rueda ignoró decididamente las solicitudes de revisión, argumentando que la decisión solo podía revisarse sobre la base de las cuestiones controvertidas, y dado que no se habían planteado cuestiones por parte del juez. Cannizaros y por tanto no admitidos en primera instancia, no cabía revisión.

Habiendo obtenido el control del conglomerado Vadesa de más de $700 millones, uno de los primeros movimientos de Michu fue sacar a los Cannizaro del directorio de Vadesa y de sus empresas. Luego comenzó en serio el despojo de activos y fondos.

Mientras los Cannizaro trataban desesperadamente de que los tribunales revirtieran la decisión del fallo en rebeldía, Michu consiguió que su cómplice, Carlos Acosta López, negociara la “venta” del 13,6% de EDC a Brown Brothers Harriman (BBH) de Nueva York. El propósito aquí era simple: mover los activos rápidamente fuera de la jurisdicción de Venezuela, de modo que cualquier revocación en los tribunales no pudiera impedir el despojo de fondos y activos. A través de una casa de bolsa de Caracas controlada por Acosta López (La Primera Casa de Bolsa), BBH “compró” el 13,6% de EDC de Vadesa por $158 millones en noviembre de 1999. La transacción estuvo plagada de irregularidades. Aunque nunca se pagó dinero, el trato se concluyó en un día, cuando normalmente dichas transacciones tardarían la mayor parte de una semana en liquidarse. Las autoridades del mercado de valores de Caracas, perfectamente conscientes de la prolongada batalla legal por el control de los activos de Vadesa, aprobaron el acuerdo sabiendo que la participación de Vadesa en EDC era la joya de la corona, el activo más valioso que tenía el holding en ese momento.

Detrás de escena, Michu había instruido a un abogado (Gustavo Mata Borjas -consejero de la «parte compradora» detrás de la reciente venta de El Universal) para formar dos corporaciones BVI (Allied Capital Investment Inc. y Power Eagle International Ltd.) que finalmente recibirían todos Acciones de EDC supuestamente compradas por BBH. Según las instrucciones de Michu, BBH convirtió la participación de EDC en American Depositary Shares (ADS) y transfirió el lote a Allied Capital Investment Inc. y Power Eagle International Ltd. Por lo tanto, el acuerdo no fue más que un estacionamiento momentáneo de la participación de EDC de Vadesa a través de un fingido venta a BBH, que entregó la participación a los dos vehículos que Michu creó para obtener el control final. Con ello se logró el propósito de sacar la participación de Vadesa en EDC del control de su directorio y de la jurisdicción de Venezuela, para ponerla directamente en manos de Michu.

Luego, en junio de 2000, AES Corporation adquirió la participación de EDC de Vadesa de las dos corporaciones BVI controladas por Michu, por $269 millones. Ni la diferencia de $111 millones, ni los $158 millones originales regresaron nunca a las cuentas bancarias de Vadesa. A pesar de haber “vendido” la participación de EDC de Vadesa a BBH en noviembre de 1999, AES Corporation negoció la compra de las acciones de EDC en junio de 2000 con Michu, no con BBH. Además, Michu fue reconfirmado en marzo de 2000 como presidente del directorio de EDC después de haber «vendido» acciones de EDC a BBH.

Además, uno de los accionistas individuales más importantes de EDC después de Vadesa era el Sr. Melchor Perusquia, titular del 4% de EDC. Hay una declaración jurada del Sr. Perusquia (ver pdf abajo) que dice que el 28 de abril de 2000, fecha en que AES hizo la primera oferta por EDC, llamó a Michu para preguntar qué iba a hacer Vadesa con su participación en EDC. En ese momento Michu recomendó al señor Perusquia que ofreciera su 4%, y dijo que Vadesa iba a ofrecer su 13,6%, sin perjuicio de que el titular inscrito de las acciones era el Bank of New York y que el titular en registro de ADS que representaban ese porcentaje eran Aliados y Poderosos. ¿Cómo es posible que Michu esté negociando y haciendo tales recomendaciones/reclamos a otros accionistas a fines de abril de 2000, si le había “vendido” la participación de Vadesa en EDC a BBH en noviembre de 1999?

Hasta el día de hoy, BBH proporciona a Cannizaros acuerdos de peaje anuales relacionados con su participación en la compra simulada del bloque de acciones de EDC de Vadesa. BBH obviamente sabe lo que pasó.

Pero el simple robo de Michu no terminaría ahí. También se realizaron otras transacciones, a saber, Vadesa tenía una cuenta con Lehman Brothers de la que se esfumó una suma superior a $23 millones; también desapareció la cuenta de Vadesa en Banco Mercantil Venezolano, N.V., superior a $70 millones; Inversiones Capriles, C.A. una empresa propiedad de Vadesa, realizó colocaciones de dinero en Merrill Lynch por valor de más de $21 millones a mayo de 1999; para junio de 1999 se retiraron $15 millones y para julio de 1999 el saldo de la cuenta era de $0,81 centavos; Vadesa también tenía inversiones en Banco Provincial Overseas N.V., con unos $37,9 millones a agosto de 1999, que también desaparecieron. El argumento que Michu usó con todos los bancos mencionados fue que necesitaba los fondos para cumplir con las obligaciones relacionadas con la construcción de un nuevo edificio para el diario El Mundo. No hace falta decir que los fondos robados cubrieron muchas veces las responsabilidades reales de Vadesa en Venezuela en ese momento.

Las cifras anteriores llevarían el total de fondos que Michu robó a Vadesa a unos $420,9 millones.

Pero entonces, Cadena Capriles, el conglomerado de periódicos de Vadesa detrás de Últimas Noticias, El Mundo y Líder, fue vendido recientemente por Michu, supuestamente a un grupo inglés (Hanson Asset Management) por unos $140 millones. Carlos Acosta López -¿lo recuerdan?- fue nombrado miembro de la nueva junta. Sin embargo, como con todas las cosas relacionadas con este caso, la realidad es bastante diferente. Uno de los “banqueros” bolivarianos más corruptos, Víctor Vargas del Banco Occidental de Descuento (BOD), “compró” Cadena Capriles de Michu, a través de un arreglo que sirvió para tres propósitos: el primero, ocultar la identidad del partido controlador final de Cadena Capriles ( es decir, el régimen de Maduro); el segundo para obtener la aprobación del régimen de Maduro para una fusión entre BOD y CorpBanca (otro banco de Vargas) que había estado congelada por un tiempo; y el tercero una revocación de la Corte Suprema de una sentencia de divorcio contra Vargas.

Como BBH anteriormente, Vargas no es más que un mero frente, esta vez para el régimen de Maduro en esta “adquisición”. Los reguladores chavistas ignoraron las prohibiciones explícitas sobre los banqueros propietarios de medios y los extranjeros propietarios de periódicos impresos en español. En el proceso se violaron todas y cada una de las leyes venezolanas vigentes que regulan la propiedad de los medios. Sorprendentemente, ningún medio de comunicación internacional se ha dado cuenta de esto.

La venta de Cadena Capriles elevaría la cantidad de activos y fondos robados por Miguel Ángel Capriles López a la asombrosa cifra de $560,9 millones. Que, en caso de duda y como todos los montos cotizados, son dólares estadounidenses. Más de medio billón de dólares estadounidenses.

Mientras tanto, sucedió Hugo Chávez. El politiqueo de Michu fue expuesto no hace mucho por el ex juez de la Corte Suprema de Justicia Luis Velásquez Alvaray (actualmente exiliado en Costa Rica), admitiendo que Chávez le había dado instrucciones precisas durante una conversación telefónica para fallar en contra de los Cannizaro en otra apelación. Este orden puede deberse a que, durante años, el gobierno de Chávez imprimió hasta el 80% de su propaganda política en los diarios de la Cadena Capriles, con diferencia los más leídos en Venezuela. Las cantidades realizadas durante el período, que deberían haber formado parte de los ingresos de Vadesa a través de sus operaciones comerciales de diarios, nunca han sido debidamente comunicadas a los Cannizaro. Michu nunca pagó dividendos, ni a los Cannizaros ni a sus propias hermanas.

No hace falta decir que los Cannizaro, propietarios legítimos del 61,1% de Vadesa, nunca han obtenido reparación en los tribunales venezolanos, ni una parte justa de lo que legalmente les pertenece.

El régimen de Nicolás Maduro es muy consciente de esta situación. En una reunión privada en octubre pasado, la ministra de Comunicaciones, Delcy Rodríguez, ofreció la presidencia del nuevo directorio de Cadena Capriles a Miguel Ángel Capriles Cannizaro, alegando que “el presidente Maduro sabe que nunca se hizo justicia en su caso. Esta es tu oportunidad de obtener una compensación.

Michu ha sostenido todo el tiempo que los Cannizaro han perdido todos los intentos de revertir el fallo inicial en rebeldía. Lo que no dice es que desde que tomó el control de Vadesa y otras empresas familiares a través de un fraude en 1996, ha intentado muchos tipos diferentes de acercamientos con los Cannizaro, incluidas ofertas de millones de dólares -una fracción de su participación legítima- hechas directamente , oa través de apoderados, como el über chavista Jorge Rodríguez. Si está tan seguro de la legalidad del proceso inicial por el cual obtuvo el control de Vadesa, ¿por qué se molestaría siquiera en ofrecer dinero y sobornos para que los Cannizaro cesaran en sus intentos de obtener lo que es legalmente suyo?

Así ganan dinero los “empresarios” venezolanos. Los que no saquean las arcas públicas, como Derwick, se las roban a sus familias. Michu podría ser único en el sentido de que ha malversado millones de fuentes tanto públicas como privadas (sus tratos financieros con Escotet, Armando «Pelón» Capriles y los Brillembourg, ¿recuerdan la Torre de David?, serán expuestos en publicaciones posteriores). Salvo un puñado de ejemplos notorios, el denominador común de la “clase empresarial” venezolana es que nunca se agrega valor. Esa es la maldición del petroestado, o la maldición de los conquistadores: todos se sienten con derecho a saquear las riquezas, sin importar cómo ni dónde.

Hoy en día, Michu está invertido en bancos (con el ex socio en el crimen Escotet en Abanca en España, Banco Mercantil en Venezuela y EE. UU. y Legacy Bank también en EE. UU.); continúa presidiendo Grabados Nacionales en Venezuela; su nombre aparece asociado a Siapa Rentals, Fernando VI 10, Invecap Inversiones Inmobiliarias, Oikos Cap Gestiones Inmobiliarias, Inmobiliaria El Platanal, Inmobiliaria Atabapo, Inmuebles Padamo, Ultimeña, Ventuari Rentals y MACL Castellana, todas ellas inmobiliarias de Madrid; Empresas Leblac en Panamá; Unit 702 Tower Residences, Morrison Properties y Saludarte en Miami; se rumorea que está financiando el sitio web de Nelson Bocaranda (curiosamente, Bocaranda no respondió a mis preguntas al respecto) y se dice que está buscando adquirir una importante publicación de medios en España; en resumen, hay mucho que se puede hacer con los quinientos millones de dólares de otra persona.

Luego de realizar lo que quizás sea el fraude más grande realizado a una corporación privada por un individuo -en lugar del Estado- en la historia de Venezuela, Michu se ocupa de sus asuntos, tanto a nivel nacional como internacional, como si fuera un empresario legítimo. Ningún periódico o sitio web venezolano se ha atrevido a publicar la sórdida historia de intriga, colusión, corrupción, conflicto de intereses y robo descarado que define la carrera de Michu, señal, sin duda, de una prensa que nunca ha sido verdaderamente independiente. Si Rupert Murdoch y Robert Maxwell hubieran podido engendrar un heredero, sería Michu.

*Nótese la diferencia entre los tres personajes principales: 1) Miguel Ángel Capriles Ayala, patriarca y fundador de Vadesa; 2) Miguel Ángel Capriles López (Michu), único varón entre siete hijos del primer matrimonio de Ayala con Cecilia (conocida como Perla); 3) Miguel Ángel Capriles Cannizaro, único hijo del segundo matrimonio de Ayala con Magaly.

Recommended Posts
Alejandro Betancourt LópezAlejandro Betancourt