In Uncategorized

Por: M. Sc. Rufino Antonio Quezada Sánchez

Fuente: La Prensa Grafica

Durante los 20 años de chavismo en Venezuela los países democráticos de Latinoamérica han venido denunciando los vínculos del régimen chavista con el terrorismo internacional y el narcotráfico. Dos altos dirigentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), y firmantes de los acuerdos de paz, Iván Márquez y Jesús Santrich se sublevaron contra el proceso de paz colombiano. En abril de 2018 Marlon Marín, sobrino de Iván Márquez, fue capturado junto a Jesús Santrich tratando de enviar toneladas de cocaína a Estados Unidos, Marín extraditado a Estados Unidos declaró que Márquez y Santrich están involucrados en el tráfico de drogas y también Diosdado Cabello, presidente de la ilegal asamblea constituyente, siendo el máximo jefe del Cartel de los Soles. En su momento el senador estadounidense Marco Rubio llamó a Cabello el Pablo Escobar de Venezuela.

Santrich, quien había logrado libertad condicional por beneficios de los acuerdos de paz, se fue a la clandestinidad y el 29 de agosto de 2019 apareció con Iván Márquez, anunciando que retoman las armas y reinician la guerra contra el Estado colombiano. En julio de 2019 Maduro afirmó: «Iván Márquez y Jesús Santrich son bienvenidos a Venezuela y al Foro de Sao Paulo cuando quieran venir, son los dos líderes de paz». Los narcosobrinos de Maduro y su esposa que están condenados en Estados Unidos a 18 años de cárcel aseguraron en la investigación que el hangar presidencial en el aeropuerto de Maiquetia en Caracas es utilizado para transportar la droga que envían las FARC.

La ONG Insight Crime, un centro de investigaciones del crimen organizado en Latinoamérica, manifestó que desde 2018 existe presencia del Ejército de liberación Nacional (ELN colombiano) en por lo menos 12 estados venezolanos. La revista Semana de Colombia dio a conocer documentos secretos de las Fuerzas armadas bolivarianas de Venezuela, el primer informe exclusivo trata de un memorando firmado por el almirante Remigio Ceballos, comandante de las FANB. En el documento, Ceballos ordena a todas las unidades militares que no se enfrenten con «grupos rojos y que les garanticen los derechos humanos y satisfacer necesidades básicas de higiene y alimentos». El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) señala que Tareck El Aissami, vicepresidente para el área económica de Maduro, está entre los 10 más buscados por narcotráfico internacional, así también se le acusa de vínculos con Hezbolá, una organización terrorista islámica musulmana.

La revolución chavista consolidó el poder en una banda de delincuentes que enarbolan un discurso populista que en su afán de confundir a la opinión pública utilizan expresiones supuestamente revolucionarias en favor de los pobres, que les sirve para robar libremente y establecer nexos con narcoterroristas y el crimen organizado transnacional, según la Asamblea Nacional, solo en casos de corrupción conocidos puede decirse que lo desfalcado asciende a 450,000 millones de dólares. Ahora la amenaza de Maduro se evidencia en un serio peligro para la región, campamentos de las FARC, ELN y Hezbolá están instalados en lugares estratégicos de Venezuela y hay fuertes denuncias del presidente de Ecuador, Lenín Moreno, que las protestas iniciadas el 3 de octubre de 2019 en su país han sido organizadas y financiadas por Nicolás Maduro y el expresidente de Ecuador Rafael Correa.

Etiquetas: Diosdado Cabello, ELN, FARC, Hezbollah, ICE, NarcoFlores, Tareck El Aissami, terrorismo

Tomado de Nicolás Maduro y su relación con las FARC, el ELN, Hezbolá y el narcotráfico

Recommended Posts