In Uncategorized

Luis González Hernández es un sargento segundo del Ejército venezolano que se encuentra preso desde hace dos años sin que nadie se ocupe de su caso. Ni el régimen de Nicolás Maduro, que lo acusa de un supuesto atentado contra una iglesia, ni la oposición de Juan Guaidó, a la que apoyó en el intento de ingresar ayuda humanitaria desde Colombia en 2019, ni las organizaciones no gubernamentales que defienden los derechos humanos de los presos políticos, han mostrado interés por su situación.

De desertor a denunciante

González Hernández fue uno de los militares venezolanos que, en febrero de 2019, cruzaron la frontera hacia territorio colombiano para ponerse a la orden de Juan Guaidó, tras su autoproclamación como «presidente interino» de Venezuela en enero de ese año. Sin embargo, su apoyo al líder opositor no le trajo más que problemas y decepciones.

En marzo de 2019, el sargento denunció ante los medios de comunicación la precaria situación que estaban viviendo los militares desertores venezolanos en Colombia. Dijo que representantes de ACNUR les habían pedido desalojar el hotel donde se encontraban, para lo cual les entregarían una colchoneta, sábanas, 350.00 pesos y un mapa para que se movilizaran. Afirmó que esa medida afectaba a alrededor de 200 venezolanos que se encontraban allí alojados y pidió a Juan Guaidó apersonarse en el hotel para solucionar la situación, pues dijo que estaban prácticamente a la deriva, al no tener adónde ir. El sargento recordó que ellos eran sustento de sus familias en Venezuela a las que habían dejado abandonadas y que ellos en Colombia no estaban produciendo ingresos.

Advertisement

En un video grabado en esa ocasión, se le veía al sargento con una gorra en la que se leía una elocuente frase contra Nicolás Maduro, que entonces habían puesto de moda algunos opositores venezolanos. En el video, en el que se veía a Luis González Hernández junto con otros militares venezolanos desertores vestidos todos de civil, el sargento denunció también la corrupción del interinato de Guaidó, y cómo los representantes de Guaidó nunca pagaron los hoteles donde permanecían hospedados los militares venezolanos que cruzaron la frontera hacia suelo colombiano para apoyar a Guaidó.

PRESIDENTE (E) @jguaido Estos efectivos Militares se acogieron a su llamado a desconocer el Régimen de @NicolasMaduro No pueden regresar a la Patria Ni tienen trabajo ni Hogar Los militares que aquí se quedaron y acogieron el llamado están en las cárceles ¿CUAL ES LA SALIDA? pic.twitter.com/tIZ7hqLw7g

— Sol Rojas (@Sol651) March 16, 2019

De regreso al infierno

El sargento regresó a Venezuela, luego de que su mamá enfermara, y al entrar a territorio venezolano a través de una trocha, fue detenido por la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM), siendo víctimas de torturas tanto él como su madre. Líderes del régimen habían ordenado detener al sargento si regresaba de Colombia a Venezuela.

Javier Bertucci, líder de la iglesia Maranatha en Venezuela

Al sargento, la DGCIM lo acusó de haber sido uno de los supuestos responsables de un intento de atentado contra la iglesia del pastor evangélico y político Javier Bertucci, en la ciudad de Valencia en Venezuela. El régimen de Maduro acusó en mayo de 2021 a la oposición venezolana de un intento de atentado en la iglesia Maranatha, en Valencia, estado Carabobo, que pastorea, el también diputado a la Asamblea Nacional, Javier Bertucci. El régimen aseguró que fue “la extrema derecha”, la que intentó “volar la iglesia” en la que hace vida el pastor y diputado, Javier Bertucci. El presidente de la Asamblea Nacional, Jorge Rodríguez, señaló que Juan Guaidó estaba detrás de este tipo de acciones violentas, que en definitiva buscaban crear conmoción nacional para desestabilizar el país. Sin embargo, ni el propio pastor Bertucci, ha confirmado este fallido atentado a la casa de Dios.

Un preso olvidado

Desde su detención, el sargento Luis González Hernández ha sido presentado en tribunales solo una vez, pero no le han hecho la audiencia preliminar. A los otros detenidos que acusaron en el caso del intento de atentado contra la iglesia de Bertucci en Valencia, les dictaron 15 años de prisión, pero al sargento ni siquiera lo han llevado de la cárcel a ninguna otra audiencia tribunalicia.

El sargento no aparece en lista alguna de presos políticos, ya que ninguna ONG quiere defenderlo. Solo porque denunció la corrupción con los recursos del interinato, ha sido olvidado por todos. El militar es prácticamente un desaparecido, abandonado por su familia, pues la misma tuvo que huir de Venezuela, luego de que la madre del sargento también fuese víctima de una cruel tortura.

Decenas de presos políticos pudieran estar así silentes en Venezuela sin que nadie sepa nada, según opinan entendidos. El caso del sargento Luis González Hernández es un ejemplo de la injusticia y la indiferencia que ahora sufren muchos venezolanos que solo buscaban un cambio para su país.



¡Participe en las actividades de tenis de playa en Aruba!…





Tauro’s Esthetic Center. Santa Helena Straat #D, Oranjestad, Aruba.
+297 583 7280





Desenmascaran la trama de desfalco, corrupción e impunidad que involucra en Venezuela a Raúl Gorrín y Gustavo Perdomo, cómplices de la extesorera nacional Claudia Diaz Guillén





Los problemas de César Omaña con la justicia de Estados Unidos y de otro también aliado del opositor venezolano Leopoldo López






Navegación de entradas

Tomado de La historia de Luis González Hernández, un sargento que apoyó a Juan Guaidó y ahora ha sido olvidado por todos tras denunciar cómo él y otros militares fueron abandonados por el «interinato»

Recommended Posts