In Infodio

Juan Guaidó, el presidente «interino» de Venezuela designado por el Departamento de Estado de EE. UU. está en un aprieto. También lo es su jefe/handler, Leopoldo López. Las personas que decían promover la democracia y adherirse a sus principios básicos sabrán que la legitimidad no es algo que el Departamento de Estado pueda conjurar y otorgar a otros. La legitimidad es algo que sólo tienen los funcionarios elegidos democráticamente. ¿Cuándo fue la última vez que Juan Guaidó ganó unas elecciones? Cuando ganó, la última elección, ¿bajo qué sistema/autoridad fue elegido? ¿Qué tal López?

Hay próximas elecciones en Venezuela el 21 de noviembre. El órgano rector que organiza y supervisa el proceso (Consejo Electoral de Venezuela o CNE) es, exactamente, el mismo que declaró ganadores a Guaidó y López en el pasado. Guaidó y López ahora cuestionan la legitimidad de ese organismo y afirman que las elecciones no son libres y justas en Venezuela… Son los únicos que lo hacen, ya que participan unos 70.000 candidatos. Todos los partidos de oposición han presentado candidatos. Incluso se postulan candidatos de Voluntad Popular, el propio partido de López. ¿Dónde deja eso a Guaidó y López?

Qué cambio tan notable es esto para Nicolás Maduro. Sin moverse un centímetro de su posición original, esquivó con éxito todo lo que la administración Trump le lanzó. No solo eludió las sanciones del Tesoro destinadas a destituirlo, sino que su control es más firme que nunca gracias a Trump y un conjunto de políticas elaboradas al azar por altos funcionarios estadounidenses completamente fuera de su alcance. Ni siquiera en el clímax de la historia de amor de Trump con Guaidó fueron persuadidos sus compañeros de viaje para promulgar medidas duras contra Maduro. Europa, como bloque, apenas hizo nada. Los países europeos, individualmente, hicieron aún menos, con España llevándose el premio de la mejor amiga de Maduro.

La magnitud del fiasco es tan monumental, tan inevitable, que la Unión Europea envía, por primera vez desde 2006, un equipo de observación electoral para validar las próximas elecciones. Ah, y el Carter Center, gravemente quemado durante su última temporada, también vuelve a estar en juego. La última vez que estuvieron los europeos, su equipo de observación electoral declaró:

El sistema de votación electrónica de Venezuela fue desarrollado por Smartmatic, quien estuvo a cargo de toda la programación de las máquinas virtuales y el desarrollo del software del Centro de Agregación de Resultados. El CNE, sin embargo, posee el código fuente de todo el software Smartmatic que utilizan. Un equipo de TI de la CNE auditó completamente el código fuente, tanto para verificar la funcionalidad como para identificar áreas que necesitan mejoras o rediseño. Las solicitudes de rediseño por parte del CNE incluyeron métodos mejorados de aleatorización para ocultar la secuencia de los votos almacenados y la necesidad de confirmación al emitir votos en blanco. En el futuro, la CNE planea hacerse cargo de todo el trabajo de desarrollo de software de Smartmatic. Después de eso, Smartmatic solo se encargará de la logística y el servicio y montaje del hardware. Si bien los códigos fuente son propiedad del CNE, por razones comerciales no están disponibles para el escrutinio público y no se han realizado auditorías independientes de terceros en ninguna parte del sistema de votación electrónica”. [negrita añadida]

¿Ha cambiado eso de alguna manera? No, no lo ha hecho, por lo tanto, Guaidó y López podrían tener razón. Sin embargo, su «justicia» es hueca. Hipócrita. No se basa en principios, sino en un ardiente deseo de seguir siendo relevante en un establecimiento político que los evita. Maduro, alguien descrito como estúpido casi universalmente en los sectores de la oposición, ha superado a muchos de ellos. Una y otra vez. Después de todos los golpes de pecho de «Cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres», lo único que queda en este patético espectáculo de capitulación generalizada es ir a besar el anillo. El doblar la rodilla ya sucedió, cuando decenas de miles de candidatos presentaron sus candidaturas ante el CNE.

Sin embargo, la postura aislada de Guaidó y López es solo una parte del problema de Venezuela del Departamento de Estado. Para mantenerlos en el juego, la administración de Biden tendrá que hacer algo verdaderamente extraordinario en términos políticos, y eso es -de alguna manera- renovar / extender la «presidencia» interina a pesar de: 1) la falta de legitimidad democrática de Guaidó y, quizás aún más lo que es más importante, 2) la falta de ascendencia de Guaidó sobre el establecimiento de oposición de Venezuela. Es una situación imposible, acertadamente descrita por un funcionario europeo al comentar recientemente que Guaidó y López ya ni siquiera representan a su propio partido.

Más allá de la política, Joe Biden tiene otro problema. La cola de acreedores con reclamos legítimos contra Venezuela da varias vueltas al edificio del Tesoro. No puede mantener para siempre el protectorado de Trump sobre los activos venezolanos, más cuando dichos activos -principalmente CITGO- están bajo el control de Guaidó/López. El Departamento de Justicia está destinado a investigar las actividades de CITGO desde que la gente de Guaidó se hizo cargo. Es casi una certeza que cuando los negocios con Mercuria, por ejemplo, se pongan bajo la lupa, no será la gente de CITGO y la gente de Mercuria realizando transacciones comerciales legítimas perfectamente B2B. Aparecerán intermediarios. Los agentes aparecerán. Es decir, aparecerán los procedimientos normales (para Venezuela). Entonces, ¿cómo explicará Guaidó? Porque él está, todavía, por explicar la corrupción que rodea a sus colaboradores más cercanos en Colombia, y con el manejo de los fondos de USAID.

La posición de Biden es aún más insostenible bajo un ámbito legal. Ningún tribunal independiente en Estados Unidos debería rechazar los derechos y fallos de los inversionistas bajo alguna política oscura, indefinida y mal implementada del Departamento de Estado de cercar los activos, para que Guaidó pueda jugar como presidente. La separación de poderes es otro pilar sobre el que se construye la democracia, y se nos dice que la democracia estadounidense es tan sólida que se exporta.

Guaidó ha fallado, absolutamente, en presentar una defensa a medias coherente de los activos venezolanos en el exterior. Nadie sabe lo que está pasando con Monómeros. En el caso de Nynas, el equipo de defensa de Guaidó aún no ha hecho una aparición significativa. En el caso de CITGO, la persona encargada de defenderse -en nombre de Guaidó- de las acciones legales de Crystallex y la persona que Crystallex contrató para brindar una opinión experta sobre por qué los tribunales deberían fallar a su favor es la misma: José Ignacio Hernández. Crystallex está al frente de esa cola de acreedores y está tratando de cobrar una adjudicación de $ 1.2 mil millones contra CITGO. Ni siquiera un guaidoísta completamente trastornado podría perderse el conflicto de Hernández, pero aún así, lo nombraron de todos modos, fue a discutir en ambos sentidos y, como era de esperar, se rió de la corte.

Por desgracia, eso resume la posición misma de los Estados Unidos sobre Venezuela: no se pueden tener las dos cosas. O Guaidó es el presidente reconocido, o no lo es. No puede ser «declarado» por el Departamento de Estado, cuando el movimiento de oposición que debe liderar y representar da un giro de 180 grados y corre a jugar con Maduro.

Mientras el mundo continúa «sorprendido» por las revelaciones de los #PandoraPapers, para los observadores experimentados hay muy pocas cosas nuevas o innovadoras hasta el momento. En el contexto de la liga de corrupción de Venezuela, el WSJ llegó con algo realmente nuevo el otro día: la SEC y el FBI están investigando a Morgan Stanley e Interactive Brokers, por los servicios prestados a Luis Mariano Rodríguez Cabello, mano derecha de Diego Salazar, primo hermano de Rafael. Ramírez, a su vez expresidente ejecutivo de PDVSA y ministro de Energía de Venezuela. Sin embargo, Ramírez, inexplicablemente, aún no ha sido acusado por el Departamento de Justicia, a pesar de que jugó un papel decisivo en la aprobación de casi todos los grandes esquemas de corrupción que se llevan a cabo actualmente.

Luego, está el co-conspirador no. 2 en un caso de lavado de dinero de $ 1.2 mil millones en el que está trabajando el Departamento de Justicia. Será Alejandro Betancourt: socio del ya imputado Francisco Convit; y del ya imputado Nervis Villalobos; y del ya imputado Javier Alvarado; y del ya imputado *y* sancionado por Hacienda Raúl Gorrín; y de Gazprombank Latinamerica Ventures, ya sancionado por el Tesoro; sin embargo, allí vive, en el regazo del lujo, entre Londres y Madrid, donde entretiene al padre y al hermano de Guaidó, y está «ayudando» a la causa de la «democracia» que la administración Trump intentaba en Venezuela a través de Guaidó y López.

Es, sencillamente, una posición insostenible. Cuando la oposición gane algunas gobernaciones, ayuntamientos y concejales en toda Venezuela, lo cual hará, no se volverán contra Maduro, no se postularán para declarar a Guaidó como el Líder Supremo que dictará todas sus acciones. Las elecciones serán validadas por la UE y el Centro Carter. Todavía se puede ganar bastante dinero jugando bien con Maduro, ya sea que los estadounidenses quieran participar o no, pero lo más importante es que una vez que se lleven a cabo las elecciones y se declaren los ganadores, asumirán el cargo y seguirán con el trabajo de gobernante. Cuando llegue la carrera presidencial de 2024, nadie va a cuestionar si Maduro es legítimo o puede postularse para otro mandato. Más claro aún, con su participación 70.000 candidatos están a punto de otorgar el único sello válido de legitimidad a la “democracia” de Maduro. Eso nadie podrá después cuestionarlo, ni siquiera los descendientes directos del Libertador que no tuvo hijos.

Recommended Posts