In Uncategorized

El jueves 20 de abril, la Oficina de Investigaciones del Departamento de Seguridad Nacional (HSI) en Miami reiteró que el empresario venezolano Raúl Gorrín Belisario, imputado de lavar 1.000 millones de dólares y dar 94 millones en coimas, sigue siendo buscado por EE.UU.

La reiteración, hecha a través de un mensaje en Twitter, se produce después de las sentencias a 15 años de prisión cada uno dictadas el miércoles a la ex tesorera nacional de Venezuela Claudia Patricia Díaz Guillén y su esposo, Adrián José Velásquez Figueroa, en un caso por blanqueo de capitales en el que Gorrín, dueño y presidente del canal Globovisión, es el principal acusado.

“Raúl Gorrín Belisario continúa siendo uno de los fugitivos más perseguidos por @HSI_Miami y la Fuerza de Tareas El Dorado Sur”, indica un tuit en la cuenta de la oficina del organismo en Miami, según EFE.

Asimismo, HSI publicó un cartel con la foto de Gorrín y una leyenda en rojo que dice “Most Wanted” (más buscados), la lista de los delitos de los que se le imputa, sus datos personales y un teléfono para proporcionar información sobre su ubicación.

El dueño y presidente del canal venezolano Globovisión fue acusado el 16 de agosto de 2017 en el distrito sur de Florida de un cargo de conspiración para infringir la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA), otro de conspiración para realizar lavado de dinero y nueve más de lavado de dinero.

El pliego acusatorio sostiene que Gorrín Belisario entregó millones de dólares en coimas a Díaz Guillén y Alejandro Andrade Cedeño, que también fue tesorero nacional, para obtener los derechos de efectuar operaciones de cambio de divisas con tasas favorables.

Además de realizar transferencias de dinero a ambos, Gorrín Belisario supuestamente les pagó gastos relacionados con jets privados, yates, residencias, caballos de campeonato, relojes de lujo y una línea de moda.

Después de la muerte del presidente Hugo Chávez en 2013, Andrade Cedeño se mudó a EE.UU., donde se declaró culpable y recibió una condena de 10 años de prisión en 2018, como parte de un acuerdo que implicó el decomiso de 1.000 millones de dólares y la confiscación de todos los bienes relacionados con el plan de corrupción.

La extesorera nacional de Venezuela Claudia Patricia Díaz Guillén y su marido, Adrián José Velásquez Figueroa, fueron sentenciados este miércoles por un magistrado de Florida a 15 años de reclusión y tres años de libertad condicional cada uno, por delitos de lavado de activos.

Además, tendrán que devolver 136 millones de dólares y abonar una multa de 75.000 dólares cada uno, según determinó el juez William P. Dimitrouleas en los juzgados de Miami.

La Fiscalía había solicitado penas de no menos de 23 años y 5 meses de encarcelamiento para ella y de 19 años y cinco meses para él.

 

Estados Unidos reitera orden de captura contra Raúl Gorrín Belisario, empresario venezolano acusado de lavar 1.000 millones de dólares

 

Así describen el papel de Cesar Omaña Alcalá en conspiraciones y “guisos” en Venezuela











Advertisement










Tomado de Estados Unidos reitera orden de captura contra Raúl Gorrín Belisario, empresario venezolano acusado de lavar 1.000 millones de dólares

Recommended Posts