In Uncategorized

Por: Jesús Antonio Petit Da Costa

FUENTE: FRENTE LIBERTARIO

*Es cuestión de saber aprovecharlas

Resultado de imagen para petit da costa

El 10-01-19 se produjo la falta absoluta de Presidente de la República por la inexistencia de presidente electo para el período 2019-2025. Ese día el Presidente de la Asamblea Nacional quedó investido automáticamente (ope-legis) como Encargado de la Presidencia de la República, por disponerlo así la Constitución en el Art. 233. No obstante, tal situación jurídico-política no fue reconocida expresa y formalmente por la Asamblea Nacional por motivos que hasta ahora no han explicado los diputados de la mayoría. Ante esta indefinición, el que ya era, por ministerio de la ley, Encargado de la Presidencia de la República, ciudadano Juan Guaidó, decidió hacerlo público y notorio prestando juramento solemne ante el pueblo reunido en la calle el 23 de enero siguiente, o sea, 13 días después de su investidura. Con este gesto de independencia y dignidad se ganó Guaidó la adhesión entusiasta de la inmensa mayoría de los opositores a la tiranía, que vió en su gesto una promesa de liderazgo sin hipoteca con los partidos de la MUD.

Creció la confianza en su persona cuando expuso los objetivos de su interinato que, conforme a la Constitución, finalizaría con la elección del nuevo Presidente de la República. Los ordenó así: 1) Cese de la usurpación (del cargo por Maduro, el usurpador); 2) Gobierno de transición; y, 3) Elecciones libres. Hubo acuerdo unánime y respaldo masivo, que luego desperdició. Al rebelde del principio le sucedió el sumiso a los llamados partidos, que en verdad no son tales sino maquinarias electoreras sin ideología ni principios. Unas trampa-jaulas para los negociados. No entendió que si su rebeldía ante movimientos electoreros, manifestada cuando se les impuso con su juramentación, fue la que despertó el entusiasmo y la confianza en su persona, su sumisión a ellos sería su perdición. Y así ha sido. Transcurridos nueve meses, el trapiche de la MUD lo ha triturado. Perdió el encanto, degenerando en un politiquero más. Lamentable caso del que ha derrochado el inmenso regalo que le deparó el destino.

Al inicio del penúltimo mes de 2019 nos encontramos en esta situación: 1) Maduro no tiene pueblo. Según las encuestas más del 80% de la población lo repudia, quiere que se vaya. Lo sostienen las 4 bandas criminales descritas con acierto por la periodista Ludmila Vinogradoff, haciendo reminiscencia de la que fue la famosa “Banda de los 4” que gobernó con Mao en China, liquidada a su muerte por Den Xiao Ping. 2) Pero Maduro no ha caído porque no tiene oposición. Ocupan este espacio los colaboracionistas, que compiten entre sí en servilismo. En verdad, hay oposición a una tiranía cuando se organiza para combatirla y derrocarla como sucedió en tiempos de Gómez y Pérez Jiménez. Esto sólo pueden hacerlo movimientos políticos-sociales con ideología y principios. Nunca maquinarias electoreras que sólo buscan cargos y presupuesto público para sostener la legión de activistas y de contratistas que las financian, además del peculado de los jefes.

Una situación así no puede prolongarse indefinidamente. No lo permiten el colapso económico que no da respiro, ni la crisis humanitaria por el desempleo y el hambre, ni la desesperación por el desamparo ante la enfermedad y la muerte, ni la desesperanza por la falta de futuro. Para los que aún vivimos es cuestión de supervivencia. Es también tener ilusión de futuro. Perdida la ilusión con Guaidó, cerremos este capítulo. Iniciemos otro, exhortando a los dos políticos (Ledezma y Machado) que siguen fieles a la estrategia que resume el lema: LA CALLE ES LA SALIDA, LA SALIDA ESTÁ EN LA CALLE, a que organicen a la sociedad civil en ejércitos civiles como lo fue la resistencia clandestina de los años 50, inspirada en la resistencia clandestina francesa contra la ocupación alemana, conscientes de que la situación político-social es mucho más favorable que entonces para un desenlace cívico-militar.

Más del 80% de civiles que quieren que Maduro se vaya y más de 200 oficiales presos por conspirar en contra suya son indicativos de que están dadas las condiciones para un sacudón contra la tiranía, sólo falta saber aprovecharlas adaptando a la realidad actual las enseñanzas del pasado.

Etiquetas: Asamblea Nacional, colaboracionismo, Juan Guaido, Nicolás Maduro, Patriota Cooperante

Tomado de En VENEZUELA LAS CONDICIONES ESTÁN DADAS PARA DERROCAR A LA TIRANIA

Recommended Posts