In Infodio

Mire esto: después de elegir a Juan Guaidó, la administración Trump impuso un montón de sanciones a Venezuela / PDVSA. Dicho régimen de sanciones infundió el temor de dios a una serie de actores energéticos internacionales que terminaron saliendo de escena. El objetivo era eliminar a Nicolás Maduro, pero cuanto más arriesgado se volvía para las empresas establecidas hacer negocios con Venezuela / PDVSA, más rápido se llenaba el vacío con ágiles caparazones dirigidos por matones ansiosos por sacar provecho. Caso en cuestión: Libre Abordo, un ¡Un conjunto mexicano de dos bits sin un historial del que hablar, reemplazando a Rosneft como el mayor socio comercial de PDVSA, en menos de 6 meses! Permítanme ilustrar: de cero barriles de crudo a más de 26 millones levantados. Hace tres días, Schlager Business Group (subsidiaria de Libre Abordo) estaba programado para levantar 1.9 MB. Hoy, otro millón. ¿La semana pasada? ¿Otros 1,9 MB y la semana anteúltima? 1.9MB… ¿Cómo pudo Libre Abordo haber sacado eso que preguntas? Aquí es donde entra Juan Guaidó.

Tenemos a Alex Saab, bien conocido por los lectores de este sitio como el hombre principal de Fondo Global de Construcción. Uno de los negocios paralelos de Saab es el petróleo. Es parte de un programa humanitario de petróleo por alimentos establecido entre Libre Abordo y CORPOVEX. Libre Abordo trae maíz y camiones de agua. Esa es la parte «humanitaria» del trato, o la parte de Libre Abordo. La otra parte es pago, por supuesto, crudo de PDVSA como pago cobrado por Schlager. ¿Qué tiene que hacer Saab con ese crudo? Véndelo en el mercado.

Tenemos a Alejandro Betancourt, bien conocido por los lectores de este sitio como el hombre principal de Derwick Associates. Uno de los negocios paralelos de Betancourt es el petróleo. Forma parte de un JV con PDVSA (Petrozamora) que produce unos 66.000 barriles/día. Nynas de Suecia solía comprarlo todo. No más, de nuevo por las sanciones. ¿Qué va a hacer Betancourt? Flog la cosa en el mercado.

En resumen, la familia y la red de Guaidó, López y Ramos Allup SON las personas directamente involucradas en ayudar a Maduro a eludir las sanciones impuestas por la administración Trump. Guaido fue una vez presidente de la Comisión de Auditoría del Congreso de Venezuela y exoneró a Mauro Libi, un matón cercano al régimen de Maduro. ¡Un congresista cercano a Guaidó, involucrado en el robo de ayuda humanitaria, incluso exoneró a Alex Saab y todavía era parte del séquito de Guaidó en su última visita a los EE. UU.!

Es necesario repetirlo, Guaidó y su gente ESTÁN oxigenando a Maduro, Guaidó y su gente ESTÁN facilitando la supervivencia de Maduro, brindando servicios críticos en un momento en que casi todo el mundo ha dejado de lidiar con el chavismo. Hay un dicho para esto en español «esto se cuenta y no se cree»: el hombre elegido por Trump está ayudando activamente al chavismo a mantenerse en el poder.

¿Qué consecuencias hay para quienes apuntalan a Maduro? Veamos: Saab ya ha sido acusado y es un fugitivo buscado, pero eso no le ha impedido instalar caparazones mexicanos y obtener asentimientos de aprobación por parte del Tesoro. Betancourt aún no ha sido procesado, vive en el regazo de lujo entre Madrid y Londres sin ningún problema.

¿Qué pasa con Guaidó? ¿Qué consecuencias han tenido sus fracasos? Estados Unidos le echó una cantidad considerable de capital político a su plataforma, ¿y se le ocurrieron “golpes de Estado” urdidos con Raúl Gorrín, Maikel Moreno y Vladimir Padrino, y con Cliver Alcalá y Jordan Goudreau?

Hemos dicho, y lo reiteraremos, que Trump debería condicionar un mayor apoyo a lo largo de ciertas líneas políticas o dejar a Guaidó para siempre.

Antes de ir, Guaido debería ayudar a la causa de la libertad en Venezuela informando a las agencias federales sobre las actividades descritas anteriormente que involucran a su propia familia y red de colaboradores. Ídem Henry jodiendo a Ramos Allup y Leopoldo López. Aquellos que apoyan a Maduro deben rendir cuentas. Inmediatamente. Es inconcebible que ayudar e incitar a los delincuentes chavistas parezca no tener ninguna consecuencia, ni siquiera en la jurisdicción cuyo gobierno prevé un castigo mayor para los involucrados.

Si la sanción es el camino elegido, debe ser la sanción para todos, sean quienes sean, estén donde estén, independientemente de su jurisdicción. Si Hacienda se atrevió a sancionar a Rosneft y Gazprom, debe hacer lo mismo con sus filiales, con Repsol, ENI y Reliance, con conchas mexicanas, con sanciones secundarias, o con los “empresarios” que juegan al polo. El Tesoro debería actualizar su lista de SDN con cada cronograma de extracción de crudo de PDVSA, que este sitio se complace en proporcionar. Hacienda debería sumar, de inmediato, a todos los antes mencionados, más los consignatarios, armadores, compañías de seguros, comerciantes, bancos y toda empresa y particular que trafica con la miseria de Venezuela.

Y luego agregue algunos más: GPB Energy Services y Boris Ivanov & co, Maroil Trading, Euro Shipping y Wilmer Ruperti y Guerric Canonica, Richeart International, D&N Boat Services, JHCP International, Paramount Glory Shipping and Fuel, Blackwell International Services, Asia Charm Ltd FZE, Grupo Jomadi, Proton Sociedad Limitada, Armando Capriles, Axel Capriles y Oswaldo Cisneros.

La administración Trump debe apuntar a todos y cada uno de los que hacen negocios con el chavismo, ya que todos los negocios con el chavismo en las circunstancias actuales son fundamentalmente corruptos.

Recommended Posts