In Infodio

Últimamente se ha hablado mucho con respecto a las relaciones entre Venezuela y Turquía. Se rumorea que se debe a las sanciones económicas impuestas por el gobierno de Estados Unidos al régimen de Nicolás Maduro. Algunos dicen que la balanza comercial saltará de menos de $ 100 millones al año a más de $ 2 mil millones, según la nueva amistad de Maduro y Erdogan. Aparte de la propia visita de Maduro con el payaso turco que corta la carne a su regreso de China, las fuentes informan que Maikel Moreno, presidente de la Corte Suprema de Venezuela, también es un visitante habitual. Queda por describir el negocio de Moreno en Turquía.

Germán Ferrer, esposo de Luisa Ortega Díaz, se menciona como un conducto entre Majed Khalil, Turkish Airlines y Caracas, en la configuración de vuelos Estambul – Caracas. Las fuentes informan que Khalil, apoderado de Diosdado Cabello y Jorge y Delcy Rodríguez, tiene una gran inversión en hoteles y otras empresas en Turquía, y también es un visitante habitual.

El Banco Central de Venezuela eligió al TC Ziraat Bankansi AS de Turquía para las operaciones de reservas internacionales.

Luego, estaba la parte sobre el oro y otros acuerdos financieros establecidos entre el Banco Central de Venezuela (BCV) y varios bancos en jurisdicciones poco fiables. En ese hilo, TC Ziraat Bankansi AS recibe una mención, como banco corresponsal participante. Noor Capital, donde las fuentes afirman que el capo Tareck el-Aisami escondió algunos fondos robados, supuestamente buscaba mover dinero chavista a Turquía. Se mencionaron dos nombres: Armando Capriles y Olivier Couriol.

Mientras esto sucedía, PDVSA, por supuesto, estaba eludiendo las sanciones de EE. UU. empeñando aún más la casa. Vitol, Lukoil, Rosneft y Trafigura continúan tratando con PDVSA como una práctica comercial habitual, a pesar de las demandas por fraude de David Boies y PDVSA contra esas empresas.

Recommended Posts