In Uncategorized

El presidente centrará su atención en la selva amazónica y desvelará nuevas políticas importantes para señalar un retorno a los objetivos ecológicos tras los años de BolsonaroEl presidente centrará su atención en la selva amazónica y desvelará nuevas políticas importantes para señalar un retorno a los objetivos ecológicos tras los años de Bolsonaro. Luiz Inácio Lula da Silva (Andressa Anholete)

Andrew Rosati and Simone Iglesias, Bloomberg

BRASILIA
EnergiesNet.com 30 11 2023

El año pasado, en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, el entonces presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, se ganó vítores cuando declaró que “Brasil ha vuelto” a la lucha contra el calentamiento global. Fue un reproche a su predecesor, Jair Bolsonaro, que presidió la creciente deforestación de la selva amazónica, favorecida por el debilitamiento de las protecciones medioambientales.

En esta ocasión, Lula quiere demostrar hasta qué punto la mayor economía de América Latina se toma en serio la ecologización. En la COP28 de Dubai se dispone a desvelar importantes políticas para proteger el medio ambiente dentro y fuera del país, medidas destinadas a atraer financiación verde, reducir drásticamente las emisiones y subvencionar los vehículos eléctricos.

“Vamos a la COP28 en una posición de fuerza, para exigir esta transición al mundo”, declaró a los periodistas en octubre.

El presidente, de 78 años, ha situado la selva tropical en lo más alto de su agenda política en su tercer mandato y está trabajando para restaurar el liderazgo climático de Brasil. Se ha comprometido a poner fin a la deforestación, ha presentado con éxito su candidatura para albergar la COP30 en la ciudad amazónica de Belem en 2025 y ha intentado unir a los vecinos de Brasil a su causa.

Todo ello forma parte de un esfuerzo concertado para cambiar la reputación de Brasil de paria internacional en materia climática a líder del Sur Global. En el regreso oficial de Lula a la conferencia, el gobierno brasileño llevará a Dubai la que puede ser una de las mayores delegaciones, con 15 ministros y más de 1.600 personas de los sectores público y privado.

“Brasil está empezando a hablar por hablar” sobre el clima, afirmó Laura Trajber Waisbich, directora del programa de estudios brasileños del Centro Latinoamericano de la Universidad de Oxford.

El presidente Lula acoge la Cumbre AmazónicadfdEl presidente Lula acoge la Cumbre AmazónicaDe izquierda a derecha: El Primer Ministro de Guyana, Mark Phillips, el Presidente de Colombia, Gustavo Petro, el Presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, el Presidente de Bolivia, Luis Arce, y la Presidenta de Perú, Dina Boluarte, en Belem, Brasil, el 8 de agosto de 2023. (Bloomberg/Dado Galdieri)

Ya este año, Lula saltó a la palestra al convocar a los dirigentes de otros países amazónicos (y a dirigentes de países con selvas tropicales de fuera de la región) en Belem para celebrar una reunión poco habitual en la que se debatió una postura común sobre cómo proteger la mayor selva tropical del mundo. Un acuerdo clave entre ellos es que los países ricos deben cumplir los compromisos incumplidos en el pasado de destinar US$100.000 millones anuales a la financiación climática de las economías en desarrollo. (Los países cumplieron finalmente el objetivo de financiación anual por primera vez en 2022, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico).

No está claro cuánto apoyo puede conseguir Lula de las naciones ricas ni cuánto más puede convencer a las que están en vías de desarrollo para que sigan su ejemplo. Los dirigentes se reúnen en Dubai para una cumbre de dos semanas con el telón de fondo de dos guerras que están agotando las arcas estatales y provocando tensiones a fuego lento entre las potencias mundiales.

Lula mostrará los progresos de Brasil y sus planes para intentar “volver a poner sobre la mesa el reto de 1,5C”, dijo Ilona Szabó, presidenta del Instituto Igarape, un grupo de reflexión de Río de Janeiro, refiriéndose al límite de calentamiento establecido por el Acuerdo de París de 2015. Si las temperaturas suben más de eso, dicen los científicos, el riesgo de impactos peligrosos del cambio climático aumenta significativamente.

El gobierno brasileño presentará lo que ha denominado su plan de transición ecológica. Este incluye la creación de un mercado regulado de carbono y un límite de emisiones para las grandes empresas, que se está abriendo camino en el Congreso; la captación de miles de millones de dólares en inversiones mediante la exportación de biocombustible; y el cambio a fuentes de energía limpias.

Con mucha energía limpia, Brasil quiere exportar hidrógeno ecológicodfdCon mucha energía limpia, Brasil quiere exportar hidrógeno ecológicoAerogeneradores en Morro do Chapeu, Brasil. Bloomberg/Maria Magdalena Arrellaga)

Al mismo tiempo, el gobierno de Lula pretende servir de interlocutor que pueda facilitar las reuniones entre países y encontrar un terreno común. “La otra opción es una película occidental”, declaró en una sesión informativa André Corrêa do Lago, principal diplomático brasileño para el clima.

Pacto en Belém

Hasta ahora, los esfuerzos de Lula por reunir a las naciones han dado resultados desiguales. Las reuniones de agosto en Belem, el primer encuentro de este tipo en 14 años, desembocaron en un pacto para impedir que el actual deterioro de la Amazonia alcance “un punto de no retorno”, pero la hoja de ruta que los ocho países trazaron decepcionó a muchos activistas por su falta de objetivos mensurables y de plazos.

“No se acercan en absoluto, en cuanto a medidas concretas, a impedir que se produzca el punto de inflexión”, afirmó Claudio Angelo, responsable de política internacional del Observatorio del Clima, una red de grupos ecologistas brasileños.

Hogar del 60% de la selva amazónica, Brasil está siendo abrasado por un calor récord. Este año también ha experimentado una grave sequía en la Amazonia, que ha reducido los ríos a arroyos fangosos, e incendios forestales que arrasan sus humedales.

El esfuerzo por reunir a la región se produce después de que Brasil, bajo el gobierno de Bolsonaro, se enfrentara a prohibiciones de importación y a críticas generalizadas desde el extranjero por permitir que aumentara la destrucción de su selva tropical. El gobierno de Lula ha reducido la deforestación un 22,3% entre agosto de 2022 y julio de 2023, en comparación con el mismo periodo del año anterior.

“Si se mantuviera la tendencia que retomamos cuando asumimos el poder, la situación sería mucho peor” para la selva tropical, declaró Marina Silva, ministra de Medio Ambiente de Brasil. “El mundo lo entiende y conoce el esfuerzo que está haciendo el gobierno de Lula”.

En las recientes conversaciones regionales de Belem, sin embargo, hubo reacciones contrarias a la petición de Lula de un acuerdo para acabar con la deforestación ilegal. En Bolivia, los incendios han quemado 3,5 millones de hectáreas (unos 8,6 millones de acres) de bosque este año, ya que los agricultores desbrozan tierras para la producción de carne de vacuno y soja, mientras que en Venezuela la minería de oro salvaje se ha disparado al hundirse la economía. Ninguna de las dos naciones firmó un compromiso de 2021 para proteger los bosques en la COP26 de Glasgow.

La cuestión de cómo gestionar los hidrocarburos también ha irritado a los dirigentes de esta región dependiente de las materias primas. El presidente colombiano, Gustavo Petro, que ha adoptado algunas de las políticas de conservación más estrictas de Sudamérica, pidió a sus homólogos de Belem que se unieran a su larga campaña para poner fin a las nuevas prospecciones petrolíferas, una postura que Colombia ha señalado que seguirá manteniendo en la COP28.

A pesar de todas las ambiciones ecológicas de Lula, su gobierno también se está movilizando para explorar un enorme bloque petrolífero en alta mar cerca de donde el río Amazonas desemboca en el mar, lo que ha provocado críticas de activistas y de sus propios aliados.

La UE hace presión

“A Lula sólo le queda agitar la bandera de la acción colectiva entre los países de la cuenca amazónica”, afirmó Matias Spektor, profesor de Relaciones Internacionales de la Fundación Getúlio Vargas de Sao Paulo. “Lo que podría unirlos son las percepciones compartidas de amenaza”.

Los esfuerzos de la Unión Europea por aplicar normas de protección medioambiental a sus socios comerciales han irritado a los dirigentes de Brasil y de otros países en desarrollo, que han protestado contra medidas que consideran unilaterales. Un acuerdo comercial largamente negociado entre la UE y el bloque Mercosur -integrado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay- se está retrasando debido a las nuevas peticiones europeas de aceptar compromisos de deforestación, que Lula ha calificado de “ofensivos”.

Del mismo modo, los planes de la UE de imponer un gravamen a las importaciones para combatir la llamada fuga de carbono, o cuando las empresas trasladan la producción intensiva en carbono al extranjero, a países con normas de contaminación menos estrictas, ha causado alarma en Brasil.

En última instancia, Lula intentará demostrar que puede crear cierto consenso en la región amazónica, pero “sin condicionar la política de Brasil a las negociaciones con sus vecinos”, afirmó Spektor. “Brasil jugará su propio juego, y Lula lo hará con la vista puesta en que será el anfitrión de la COP y en que Brasil se someterá al escrutinio internacional”.

bloomberg.com 30 11 2023

Tomado de Lula apuesta a que el cambio climático de Brasil robará el show en la COP28 – Bloomberg – EnergiestNet

Recent Posts