In Uncategorized

“Sin
mercado estable y precio justo, las inversiones petroleras se ponen difíciles”,
dijo el presidente Nicolás Maduro en Miraflores, el 4 de noviembre de 2016. En
la transmisión televisada, el mandatario desglosaba como un trofeo el monto de
10 millares de dólares en inversiones privadas anunciadas por Pdvsa dirigidas al
Plan Soberano Siembra Petrolera, enfocado en levantar la estrepitosa caída de la
producción de la estatal.

De
ese monto, un millardo correspondía a Oswaldo Cisneros, el empresario venezolano
dueño de Digitel que, sentado frente a Maduro, dejó clara esa tarde su incursión
en el mundo petrolero. La encomienda presidencial no era menor: Cisneros y su
participación debían contribuir con triplicar la producción de crudo de unos
pozos en Monagas en un plazo de 5 años.

Pero
Cisneros no estaba solo allí. En el camino que lo llevó a la sociedad de su
compañía Delta Finance con Pdvsa para impulsar la creación de la empresa mixta
Petrodelta (de la Faja del Orinoco), le acompañaron Francisco D’Agostino y
Alessandro Bazzoni. El primero asociado al escándalo de las compras eléctricas
de Derwick Associates con el gobierno de Hugo Chávez, y el segundo, un
desconocido empresario italiano.  

La
firma del acuerdo sorprendió a observadores del negocio petrolero por la
inesperada incursión del magnate de las telecomunicaciones, obviando a los otros
dos emprendedores. El caso retrata la ávida determinación de nuevos actores,
incluso de otras áreas, por auxiliar financieramente a Pdvsa y, así, entrar en
sus negocios tomando las plazas que los socios tradicionales dejan en el país,
agotados de lidiar con una empresa en declive y en medio de una economía de
posguerra.

D’Agostino
y Bazzoni tampoco tienen expedientes históricos de servicios profesionales en la
industria petrolera venezolana. Sin embargo, sus señas en conjunto aparecen en
los registros de empresas en Barbados y Malta, según documentos obtenidos en una
filtración del bufete Appleby por el diario alemán Süddeutsche
Zeitung y compartidos por el Consorcio Internacional de Periodismo de
Investigación, mejor conocida como Paradise
Papers.

Consultado
sobre sus inversiones petroleras, D’Agostino, quien es socio de Daycohost y
miembro de la junta directiva del Banco Occidental de Descuento, así como cuñado
del político de oposición Henry Ramos Allup, alegó que su empresa de negocios
petroleros, Element Capital, fue excluida del sistema de contratación de PDVSA
y, por lo tanto, no mantiene negocios con la
estatal. 

Bazzoni
confirmó que es socio minoritario de Petrodelta y asesor de la empresa Elemento
LTD, la cual “sólo pudo comercializar cuatro buques de PDVSA entre febrero y
abril de 2017”. Agregó que su relación actual con D’Agostino es solo social.
Ambos negaron tener negocios con Derwick Associates, señalada en múltiples
trabajos de periodismo de investigación de haber defraudado al Estado venezolano
con venta de plantas eléctricas con sobreprecio.

Espejo roto

Es
el área de consolidación de capital para negocios petroleros donde Bazzoni y
D’Agostino saltan a la vista. En 2015, un año antes del anuncio en Miraflores,
ya Cisneros, D’Agostino y Bazzoni estaban en la faja como parte de Petrodelta
como directores de Harvest (la socia originaria de PDVSA en la compañía mixta),
de la cual habían comprado una parte y para la que diseñaron un plan de
financiamiento con la idea de reposicionar a la empresa de origen argentino en
Venezuela.

Esta
entrada al negocio del tuvo su costo. Implicó que la empresa CT Energy Holding,
controlada para el momento por los tres socios según documentos de la Security
Exchange Commission (SEC), comprara notas financieras a Harvest por unos 60
millones de dólares. Luego se concretó el desplazamiento total de Harvest (que
ya quería marcharse del país) por parte de los venezolanos que entonces se
convirtieron en socios directos de PDVSA. 

Por
el lado de PDVSA el camino estaba allanado. Harvest tenía años tratando de
zafarse de su sociedad con la estatal, que bloqueaba sus intentos exigiendo más
capitalización. “Harvest es un ejemplo de un socio que no tiene la capacidad
(financiera para invertir en el negocio petrolero). Ellos sólo quieren el
dividendo, no invertir”, dijo Eulogio Del Pino, entonces presidente de PDVSA, a
Reuters.

Cuando
llegó CT Energy, PDVSA -ávida de dinero fresco- desbloqueó el paso a la
sociedad. El empresario de origen italiano intentó durante varios años
entrar en el negocio petrolero en Venezuela y el apuro de Harvest en salir del
país era su oportunidad. Pero Bazzoni, por su desconocida trayectoria, levantaba
sospechas entre los funcionarios de PDVSA, según dijo un ex funcionario de la
estatal. Además, no conseguía el financiamiento. Hasta que se asoció con
Cisneros, comenta la fuente.

Documentos
del registro de empresas de Barbados revelan una serie de empresas off shore de
nombres similares a CT Energy Holding, que finalmente entabló con Pdvsa la
empresa mixta Petrodelta. En todas participan Bazzoni y D’Agostino como
accionistas, directores o jefes de finanzas. En muchos casos cambia sólo el
“apellido” de la compañía: CT Energía Holding, CT Derivatives Corporation y CT
Energía Oil and Gas LTD. Algunas, como CT Energy Holding SRL, tienen su sede en
Las Mercedes, en el edificio de Daycohost, la empresa propiedad de la familia de
D’Agostino. 

Otras
radican en Malta y Barbados. Inglaterra es otra sede de dos emprendimientos en
conjunto: Elemento Solutions Limited y Elemento Services Limited. Los registros
indican que la naturaleza de las empresas es la compra y venta de petróleo.
Cisneros no aparece en ellas pero la sociedad de D`Agostino y Bazzoni  en
CT Energy Holding sella el acuerdo financiero con Harvest en junio de 2015 y
entra como socia de PDVSA en Petrodelta, en noviembre de 2016. 

Daycohost- Crédito: www.daycohost.com

En
el ínterín, varias de las socias previas de Bazzoni en negocios de
financiamiento petrolero -Centauro, Chemoil, Saltpond e Imperial Energy
Ventures- inician consultas en cortes anti-fraude de Texas y Nueva York
señalando a las empresas off shore del italiano por desvío de fondos,
incumplimiento de contrato e irrespeto acuerdos de jurisdicción. Una de ellas
exige resarcir daños hasta por 21 millones de dólares.

Desde
Barbados, la caída de Bazzoni llegó hasta Nueva York. En la isla caribeña, el
empresario había incorporado una empresa denominada Cinque Terre Financial
Group, que un juez ordenó liquidar en abril de 2016 por insolvencia y deudas.
Sin embargo, el liquidador de Barbados observó que a pesar de haberse iniciado
el proceso de liquidación Bazzoni abrió filiales de Cinque Terre (curiosamente
con el nombre de CT Energía LTD), tanto en esa isla como en
Malta. 

Por
lo pronto casi nada se sabe de la productividad de la alianza entre PDVSA y
estos socios. A más de un año de haber sellado su compromiso de aumentar
producción es toda una incógnita si estos aliados no convencionales que
conformaron Petrodelta contribuyeron al Plan Siembra
Petrolera.

Tomado de La nueva PDVSA buscó financiamiento con aliados no convencionales

Recommended Posts