In Infodio

Quizás la mejor señal de que las cosas no van bien en Venezuela es la repentina decisión de los poderosos boligarcas de huir del único lugar al que deben sus riquezas. En los últimos meses hemos conocido la oferta de 1.000 millones de euros de Juan Carlos Escotet y la posterior adquisición de Novagalicia en España. Novagalicia, un pequeño banco con presencia en el noroeste de España, había recibido ayuda financiera de España y Bruselas durante la crisis bancaria, por lo que su venta tenía que tener el visto bueno de los organismos de control españoles y europeos pertinentes. A pesar de las mentiras de Escotet sobre la riqueza de su banco BANESCO, afirmó tener € 25 mil millones utilizando una tasa de cambio Bs/USD imposible de obtener, la aprobación oficial se produjo rápidamente y sin muchos cuestionamientos. La última es que designó para el nuevo directorio de Novagalicia a su antiguo socio, Miguel Ángel Capriles López, ex dueño del mayor conglomerado de periódicos de Venezuela.

En otras noticias, también supimos del intento de Víctor Vargas de entrar en el sector bancario español, al adquirir el Banco Europeo de Finanzas (BEF). La posible toma de posesión está encabezada por Tomás Niembro, uno de los hombres de confianza de Vargas. Y, por último, también hemos hecho una crónica de las actividades de Derwick Associates, cuyos ejecutivos ahora comercializan petróleo y gas venezolanos en el mercado a través de un ex embajador de EE.

No es de extrañar por qué todos estos matones están siendo recibidos con los brazos abiertos en España, no solo por los bancos, las autoridades, los corredores de bienes raíces y la sociedad. Políticos españoles que de otro modo despotricarían contra lo que representa la boliburguesía, también han sido atrapados metiendo sus manos en fondos públicos venezolanos, a través de contratos dudosos. Así que este es un caso de una tendencia común de saqueemos a Venezuela siempre que podamos, en la que, como dijo el bueno de David Cameron, «estamos todos juntos en esto», ya sean funcionarios chavistas corruptos, venezolanos ‘empresarios’ y ‘banqueros’, políticos radicales españoles, miembros del clan Kennedy, republicanos, etc.

Sin embargo, si hay algo que se puede decir sobre los matones de arriba, es que son un grupo bien conectado. Ellos saben, quizás mejor que nadie, cómo sopla el viento en Venezuela. Por la misma naturaleza de los tratos que hacen con el chavismo, deben estar viendo algo lo suficientemente dramático como para decidir irse a otros países, como España. Diría que Miguel Ángel Capriles López, Juan Carlos Escotet y Víctor Vargas Irausquin se encuentran entre un puñado de los venezolanos mejor informados/conectados que hay hoy. No solo tratan / han tratado durante años con el chavismo en los niveles más altos, sino que a través del clientelismo y la corrupción también saben lo que sucede en el ejército, la oposición, el sector energético, las finanzas, los medios, etc. Y, lo que es más importante, ahora están ‘diversificándose’ hacia otras jurisdicciones, donde les será imposible hacer lo que han hecho en Venezuela.

¿Qué están viendo estas personas? Aunque se podría argumentar a favor de la protección de la riqueza/activos, no creo que eso lo explique. Porque lo que ha hecho esta gente, solo se podía hacer en Venezuela. ¿Están a punto de dar la espalda a las posibilidades que representa Venezuela para ellos? ¿Millones hechos de la noche a la mañana, ilegalmente, sin consecuencias? ¿O será, más bien, que la petro-piñata venezolana ya no tiene dulces y el régimen busca recuperarlos?

Recommended Posts