In Infodio

Gregory Wilpert ha escrito para que yo y mis lectores sepan que no se ha tergiversado a sí mismo. Su ‘aclaración’ sigue:

Solo para que usted y sus lectores sepan: Decir que trabajo para Brooklyn College no es una tergiversación. El Graduate Center for Worker Education es parte de Brooklyn College. Mi directora de departamento es Sally Bermazohn, del departamento de Ciencias Políticas de BC. Las personas con las que habló simplemente aclararon que la ubicación física donde enseño no está en el campus de Brooklyn College, pero sigo siendo un empleado de CUNY’s Brooklyn College. La única razón por la que no proporciono el nombre completo del lugar donde enseño es que es terriblemente largo: Centro de Graduados para la Educación de los Trabajadores de Brooklyn College.
Francamente, no sé por dónde empezar. Desde que se involucró con Venezuela en o alrededor de 2002-2003:

Gregory Wilpert aún no ha admitido que está casado con una funcionaria chavista (Carol Delgado de Wilpert, cónsul de Hugo Chávez en NY); Gregory Wilpert aún no admite que edita un sitio web creado por un funcionario chavista (Martin Sanchez, Hugo Chavez Cónsul en San Francisco, antes en Chicago). Gregory Wilpert aún no ha admitido que dicho sitio web está financiado con dinero público venezolano. Gregory Wilpert aún no ha admitido que actúa como agente de propaganda de Hugo Chávez en suelo estadounidense. Gregory Wilpert aún no admite que todas y cada una de sus opiniones, con respecto a Venezuela, están comprometidas por sus relaciones maritales y profesionales.
Sin embargo, Gregory Wilpert quiere que creamos que no está engañando y que no se está tergiversando a sí mismo. Gregory Wilpert me escribió una vez diciendo que estaba haciendo lo que hacía «porque creía en ello». Ante mis repetidos cuestionamientos sobre sus verdaderos motivos, después de todo es un germano-estadounidense, se mantuvo en silencio sobre sus relaciones personales y profesionales con el régimen de Chávez. Eso para mí es indicativo de una completa deshonestidad intelectual. Además, sigo sin entender por qué es tan difícil para estos sanguinarios defensores de Chávez admitir sus relaciones ante su pagador, no sea que mantengan una pretensión de independencia e individualidad para dar credibilidad a su propaganda. Si HRW recibiera una carta de un grupo de personas que, sin tener una relación oficial con Chávez, protestan por un informe que expone las graves violaciones de derechos humanos que tienen lugar en Venezuela, seguramente lo abordaría en sus méritos, como lo ha hecho. . Pero esa no fue una carta escrita por una preocupación genuina, fue un esfuerzo concertado dirigido por agentes de propaganda, como Gregory Wilpert, similar a los muchos casos en los que los «lectores molestos» escribían cartas a los editores de los medios de comunicación para criticar la cobertura. cuando en realidad se trataba de una respuesta a los correos electrónicos enviados desde la Oficina de Información de Venezuela a su equipo de “acción rápida”, instruyéndolos a hacerlo.

Estas personas son muy expresivas en su apoyo, pero negarán hasta la muerte, a menos que surja evidencia, que estén relacionados de alguna manera con el régimen de Hugo Chávez. Este ha sido el caso de Eva Golinger, Michael Shellenberger y su compinche Ted Norhaus, Roy Carson, Eric Wingerter y todos los propagandistas de la ya desaparecida Oficina de Información de Venezuela, Ken Livingstone (hasta que surgieron pruebas de que trabajaba como consultor para Hugo Chávez), Calvin Tucker, Mark Weisbrot, Joe Kennedy, Sean Penn (hasta que admitió que viajaba en aviones de PDVSA), fíjate, todos ellos niegan tener algo que ver con Chávez, pero la evidencia muestra que tienen todos, de una forma u otra, se beneficiaron del dinero de los contribuyentes venezolanos, ya sea en vuelos, salarios, viajes pagados, hospitalidad, fondos, donaciones, negocios de energía, publicaciones, publicidad, etc.

¿Es miedo demostrar amistad, admiración y apoyo a un hombre que llama héroe nacional al terrorista Carlos El Chacal? ¿Es miedo a la máxima «culpable por asociación» o «dime quiénes son tus amigos…»? ¿Estas personas temen las conclusiones a las que llegaría cualquier individuo racional, al descubrir su fanatismo por un dictador belicista y militarista que apoya y se hace amigo de terroristas y bribones, ha derribado a Venezuela y sigue el ejemplo de uno de los gobiernos más brutales del mundo? dictadores?

Recommended Posts
SmartmaticSmartmatic