In Infodio

Como era de esperar, el Grupo de Lima acaba de decir que no apoyará la intervención militar en Venezuela. Nada nuevo allí realmente. Ninguna nación sudamericana está a punto de atacar a otra, a pesar de las esperanzas infundadas de los venezolanos en ese sentido. Lo que desconcierta es la falta de imaginación que han mostrado hasta ahora Juan Guaidó, la oposición de Venezuela y su coalición de naciones amigas. El Tesoro de los Estados Unidos acaba de llegar con más sanciones contra cuatro chavistas completamente irrelevantes.

Pasé las últimas tres semanas informando sobre el levantamiento de ayuda venezolana en Caracas, Táchira y Cúcuta. Esto es lo que puedo decir sobre la campaña.

— Anatoly Kurmanaev (@AKurmanaev) 25 de febrero de 2019

El enfrentamiento en la frontera del fin de semana fue una telenovela de pobres. La demostración de fuerza de la oposición, con ese concierto y posterior intento de traer dos camiones de ayuda humanitaria, fue patética por decirlo suavemente. Lea el hilo de Kurmanaev del tweet anterior. Nicolás Maduro debe haber pensado: «si todo lo que se necesita para detener la invasión extranjera asistida por Guaidó es quemar un camión, no tenemos nada de qué preocuparnos».

Estados Unidos, hasta ahora el único país que impone sanciones, sigue perdiendo un grupo importante que continúa operando sin obstáculos y brinda la asistencia que tanto necesita el régimen chavista. Llámense facilitadores, intermediarios, habilitadores… Muchos miembros de ese grupo viven en Estados Unidos -estamos hablando de los Luis Obertos, los Gonzalo Morales, los David Osios- mientras que otros, como Oswaldo Cisneros , Alejandro Betancourt, Juan Carlos Escotet, Víctor Vargas, Armando Capriles, Danilo Diazgranados, etc., siguen viviendo a lo grande al alcance de la mano.

Si EE. UU. quiere asfixiar las finanzas de Maduro, debe atacar donde importa, y no a algunos gobernadores completamente irrelevantes. Arrestar a Rafael Ramírez debería ser la primera orden del día, él sabe dónde está parte del dinero escondido y tiene pruebas incriminatorias por la carga del camión. Llega a Jesus Vidal Salazar y su Helios Petroleum, a Atahualpa Fernandez Arbulu, a Manuel Chinchilla, a Majed Khalil, pega Castleton Commodities, Reliance Group y Mukesh Ambani. Ejercer presión real sobre Glencore, Trafigura, Vitol y Lukoil. Lo mismo ocurre con Gazprombank, Rosneft, Repsol y todos los socios de PDVSA. Confiscar todos los barcos que salen de aguas venezolanas, especialmente los operados por Cubametales.

Crear un grupo de trabajo, de inmediato, de todas las agencias federales y sus contrapartes en los países que han reconocido a Guaidó. Utilice las notificaciones rojas de INTERPOL para restringir los viajes internacionales. Llegar a las familias y allegados de los funcionarios chavistas. Retirar visas, congelar cuentas, embargar sus bienes, enviarlos de regreso a Venezuela solo con la ropa que tienen puesta.

Las naciones que forman el Grupo de Lima y Europa deberían replicar las sanciones de EE. UU., para que todo el campo de juego se convierta en territorio hostil para las personas que sostienen a Maduro. Tiene que ser un esfuerzo concertado. Los chavistas y su red de facilitadores deberían recibir el mismo trato que dispensan a los venezolanos, pero a escala mundial. Solo entonces esos matones se sentarán y aceptarán su salida. Los hashtags y las sesiones de fotos no provocarán la transición en Venezuela.

Recommended Posts
Rafael RamírezAlejandro Betancourt